En la actualidad a raíz del último amotinamiento, se habla de que se debe reabrir la antigua cárcel de nuestra ciudad, para hacer un espacio carcelario para choferes y personas con juicio de alimentos, en Cotopaxi. 

Sería absurdo regresar a un espacio que, supuestamente fue cambiado para mejorar la triste realidad en la que se encontraba ese reclusorio de más de 100 años, con ese pretexto nos endosaron semejante mamotreto que alberga a los peores criminales del país , un tema que definitivamente no nos compete, pues estas mafias deberían irse de inmediato hacia sus lugares de origen y dejar en la actual cárcel, sólo para los delitos menores que son la mayoría en el centro del país, carteristas, ladrones de auto lujos, cuatreros, peleas familiares y cosas por el estilo, que tranquilamente pueden ser manejadas en el centro carcelario.

Las peores mafias, deberían ser trasladadas a lugares como el penal García Moreno, el que de manera urgente debe ser readecuado y abierto, para aquellas pandillas que se generan en las ciudades más conflictivas del país como Quito.  

Los cotopaxenses no tenemos nada que ver en temas grandes y es por eso que deben luchar las autoridades locales, no se puede seguir permitiendo que la ciudadanía se ponga en riesgo, teniendo a un centenar de criminales fugados, repartidos por la zona rural de Cotopaxi, esto es un tremendo absurdo que debe ser corregido de inmediato.

Pedir que este reclusorio de máxima seguridad salga, es algo imposible, pero el clamor general es que las bandas organizadas y violentas regresen  al lugar donde pertenecen, lejos, absolutamente lejos de nuestra realidad,  Cotopaxi siempre se caracterizó por vivir en paz y armonía, y hoy no puede seguir aguantando tanto abuso impuesto a la mala, sin consultar ni pedir permiso a nadie.  (O)