Autoridades posesionadas por el Gobernador.

El intendente Marco Erazo, Juan Acuña, comisario Nacional de Latacunga, Paúl Montaluisa, jefe Político de Latacunga e Iban Garófalo, jefe Político de Pangua fueron posesionados quienes se comprometieron a trabajar por la seguridad ciudadana.

En el salón de la Gobernación de la provincia con la presencia de familiares, el representante del Ejecutivo en Cotopaxi, Héctor González, realizó la posesión de las nuevas autoridades de control que apoyarán a la labor que cumplirá el Gobernador en la provincia.

Las autoridades posesionadas fueron: Marco Erazo, intendente de Policía de Cotopaxi, Juan Acuña, comisario Nacional del cantón Latacunga, Paúl Montaluisa, jefe Político del cantón Latacunga e Iban Garófalo, jefe Político del cantón Pangua.

González, solicitó a cada una de las autoridades posesionadas que den lo mejor de sí en el trabajo encomendado a favor de la población, mejorando la seguridad ciudadana.

Paúl Montaluisa, jefe Político del cantón Latacunga, expresó el agradecimiento al Gobernador por la confianza depositada en su persona, y será demostrado con un trabajo diario los siete días de la semana a favor de la población y dar la seguridad que tanto reclama la ciudadanía.

Marco Erazo, intendente de Policía de Cotopaxi, trabajó 23 años dentro de la institución policial por la seguridad ciudadana, estos conocimientos y experiencia serán puestos en el trabajo de autoridad de control, trabajo que lo cumplirá con responsabilidad, invitó a la población a dar su apoyo, pensando que la seguridad ciudadana es una tarea de todos, el objetivo, de la nueva autoridad será trabajar para que la provincia tenga los mejores niveles de seguridad.

Juan Acuña, comisario Nacional de Latacunga, indicó que el cargo lo aceptó porque quiere retribuir con trabajo a favor del cantón todo lo recibido del mismo, necesitamos poner orden a la ciudad, por ello invitó a las autoridades a realizar una labor conjunta.

El jefe Político de Pangua, Iban Garófalo, de igual manera se comprometió a trabajar los siete días de la semana, en beneficio del cantón. (I)