La llegada de la etapa invernal al sector occidental de la provincia, debe poner en alerta a las autoridades competentes. El cambio climático ha hecho que año a año se registren lluvias de consecuencias inesperadas, que afectan e incomunican a importantes sectores productivos de Cotopaxi.

Por ellos es fundamental que exista un plan de contingencia listo para aplicarse en la zona. Es una realidad que hay que enfrentar sin postergación. Mucho se habla de obras de mitigación; pero cuántas de éstas se han hecho efectivas y están listas para cumplir su función en caso de una emergencia.

Lo cierto es que, tanto el Gobierno como las autoridades provinciales y locales, no pueden perder su enfoque con relación a dar seguridad a las vías que unen la sierra con la costa de Cotopaxi. Pangua, La Maná y Sigchos en su parte occidental constituyen un emporio de riqueza provincial que debe ser atendidas de la mejor manera. (O)