Para sorpresa de todos los ecuatorianos, nos hemos enterado que el dirigente Jaime Vargas fue expulsado de Guatemala, porque según declaraciones del Presidente de dicho país, este dirigente habría estado incitando a la rebelión a ciertos grupos.
Lo cierto es que los informativos mencionan que Vargas se ha quejado amargamente porque no ha sido tratado como segundo mandatario.
La verdad es que con estas declaraciones, este personaje nos hace pensar, que está un poco extraviado de sus cabales; aquí en esta tierra en las manifestaciones de octubre, se quejó de desatención y olvido a los pueblos indígenas, cuando en noviembre el gobierno quiso llegar con sus planes de ayuda a varios sectores, este mismo dirigente fue en persona, a impedir el paso de estas misiones; es decir nadie le entiende.
Se recordará que llegó a un acuerdo en octubre para dialogar sobre ir focalizando los subsidios a los combustibles, la semana pasada que hicieron una reunión sobre el tema, el Movimiento Indígena brilló por su ausencia, entre otras ausencias más; esto sin mencionar sus declaraciones anteriores incitando a la rebelión al Ejército Ecuatoriano, sin olvidar su pretensión de formar un ejército propio, entre otras incoherencias que sin duda son indicativos claros de que las intenciones de este personaje, están apuntado hacia otro lado, algo que las autoridades debería analizar para tomar cartas en el asunto.(O)