Guido Córdova, arquitecto de Latacunga.

Las obras se dividieron en dos etapas, el contrato para la primera fase fue entregado a una empresa de Quito, mientras que la segunda fase de la contratación fue declarada desierta por parte del SNAI sin dar a conocer mayores detalles.  

Guido Córdova, arquitecto de Latacunga, manifestó que el 2 de septiembre recibió un correo electrónico que fue enviado a varios profesionales de la construcción de Cotopaxi, en el que solicitaban se presente cotizaciones para realizar una obra en el Centro de Privación de Libertad (CPL), donde se detalla que son reparaciones y adecentamiento de áreas complementarias.  

Indicó que en el correo electrónico inicial se establecía que debían  entregar la información hasta el 3 de septiembre, y que posteriormente se amplió el plazo para la presentación de la propuesta hasta el 6 de septiembre. La información fue enviada en el tiempo establecido.    

Explicó que recibió una llamada de Sofía Moreno, representante del SNAI donde le dio a conocer que la oferta presentada por su persona fue adjudicada por ser la de menor valor que las demás, al mismo tiempo le habría solicitado que presente las garantías bancarias,  por lo que solicitó que era necesario que le entreguen la adjudicación por escrito para que la aseguradora entregue las respectivas garantías bancarias.  

Lo que le llamo la atención es que al siguiente día de que fue notificado verbalmente recibió una llamada por la funcionaria del SNAI donde le habría manifestado que existe un error en  la adjudicación, que por desconocimiento o falta de asesoramiento  cometieron varios errores y que el proceso se debe realizar a través de la página del Sercop.  

A pesar de que ya se habría realizado el proceso de contratación por el Sercop habrían solicitado que se entregue la información a correos electrónicos personales y no institucionales. A través de un correo electrónico con fecha 17 de septiembre les habrían comunicado a los profesionales de Cotopaxi invitándoles a participar en la entrega de ofertas en dos procesos.  

Explicó que los procesos de contratación emergente se realizan para evitar el papeleo que se exige a través del Sercop.  

 Dijo que en el primer llamado a participar del proceso no se dio a conocer el presupuesto referencial pero que a través de los trabajos que debían realizar, presentaban el mismo.  

En el segundo llamado, invitan al proceso, en donde colocan como presupuesto referencial el valor que presento Guido Córdova, aduciendo que la primera convocatoria fue para cotizar precios.  

El segundo proceso es por un valor de 467.295.07 dólares,  primer proceso es por un valor de 69.247.025 dólares. Dijo que existe incoherencia en los dos procesos el llamado para la presentación de los dos documentos lo habrían realizado el lunes y en 48 horas debían entregar la información, siendo un tiempo demasiado corto.  

Nunca les dieron a conocer quiénes fueron los ganadores de las ofertas, por lo que tuvo que insistir a través de mensajes de texto, donde le respondieron que el proceso de menor cuantía fue entregado a una empresa de Quito, la misma que no fue invitada en los correos enviados a los profesionales de Cotopaxi.  

Mientras que el proceso de mayor cuantía se iba a declarar desierto, razón por la cual piden que se clarifique como se llevan los procesos porque existen ocultamiento de fechas, de información, etc.     Con el objetivo de que se investigue de qué manera se está realizando el proceso de contratación para los trabajos de arreglos del CPL Cotopaxi, entregaron los documentos a la Comisión de fiscalización  para que puedan acceder a más información.