El presupuesto para el próximo año fue rechazado por la Asamblea Nacional, lo ha enviado nuevamente al Ejecutivo para que sean analizados y cambiados 17 puntos.
Entre los pronunciamientos de los asambleístas, llamó poderosamente la atención las palabras del representante de Cotopaxi por Pachakutik, Jaime Olivo, el mismo que señala, para qué se va a dirigir un presupuesto tan alto a las Fuerzas Armadas, solo para que repelan las manifestaciones.
Pienso que este ciudadano está completamente fuera de contexto, no podemos creer que no tenga la conciencia del gravísimo problema qué hay en las fronteras, un problema ocasionado por el gobierno anterior que lo permitió todo, hecho el de la vista gorda, para que hoy en día, se desborde el narcotráfico y la delincuencia por todo el territorio nacional.
Una estrategia que comenzó por desarmar, humillar y menospreciar a las Fuerzas Armadas, las que hoy se encuentran evidentemente en completo abandono; no sabemos qué es lo que pretende este actor, posiblemente que se sigan metiendo subversivos a quemar lo edificios del gobierno, sin que nadie los pueda parar, como sucedió con Contraloría; estos pronunciamientos incoherentes hacen pensar en qué hay detrás de esas palabras o si obedecen a intereses oscuros, si no de qué manera se entiende este absurdo. (O)