Con el juicio ganado por Martín Pallares ante una demanda que, la verdad, no tenía argumento, ha vuelto la esperanza a este país, ha vuelto la confianza en muchos ecuatorianos que definitivamente fueron testigos del direccionamiento de la justicia.
Este triunfo de Pallares es un gran paso para el restablecimiento de la libertad de expresión, sin duda que hoy más que nunca el periodismo libre del país, nuevamente busca hacer su trabajo independiente.
Luego de este primer paso, sería bueno que se proceda a dejar en el olvido la cuestionada Ley de Comunicación, la que sólo ha sido una arma inquisidora, para amordazar a la opinión pública y al periodismo investigativo, un hecho que ha sido cuestionado por los organismos internacionales.
Y hablando de medios de comunicación, es hora de que salgan a remate los medios incautados, los no pueden seguir siendo armas de defensa y represión del gobierno, estos debieron haber sido subastados desde el primer momento para no ser utilizados con fines políticos.
Es el momento de dar estos importantes pasos por el bien de la democracia, las cosas deben cambiar si queremos salir del empantanamiento en el que nos han metido; considerando además que para que la inversión extranjera vuelva al país estos puntos son primordiales.
Les recordamos a nuestros gobernantes que el Ecuador está pasando por una difícil situación económica y por sus características, difícilmente podría gobernarse como Venezuela, primero porque el ecuatoriano sabe protestar y luego porque esta nación no tiene la plata para poder mantener esa mentira, llena de hostigamiento y muerte como lo hace Maduro.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + 18 =