Mientras en la ciudad de Guayaquil la Alcaldesa quiere construir una piscina para la gente pobre, en Quito se han designado altos montos para los espectáculos de las fiestas del mes de diciembre,  en plena pandemia.  Existen tantas necesidades en otras áreas de nuestro Ecuador, que algo no nos cuadra!

Autoridades, el país necesita que los recursos sean repartidos equitativamente e inteligentemente a todas las provincias, tomando en cuenta sus prioridades.

Provincias con inundaciones deben ser atendidas, los medicamentos de los hospitales deben estar al día para ser despachados a los usuarios, la seguridad tiene que ser controlada para que en estas fechas no se cometan más atracos a la ciudadanía. Todo esto sería posible si los dineros se distribuyesen  con dos dedos de frente, y no con el mal manejo anteponiendo los intereses de los políticos y de la tajada que van a llevar.

Exigimos priorizar los gastos para los sectores más vulnerables. No puede ser que con la cantidad asignada a eventos y presupuestos absurdos se podría dar alivio a más personas que sufren alguna enfermedad o estén pasando por una calamidad.Los medios de comunicación tenemos que tratar de sacudir la conciencia de nuestros alcaldes para que hagan las obras justas, las obras que muchas veces no se ven pero son el alivio para el pueblo.

Nosotros los designamos para que hagan bien su trabajo, y tomen en cuenta a cada rincón del país que confía en que las cosas irán mejorando y no empeorando con obras que no son la solución.

Pedimos más conciencia señores, que el pueblo requiere acciones que valgan la pena y nos queden en la memoria como algo positivo y no sea otro gasto innecesario que lamentaremos en un futuro con obras infructuosas.