Nos referimos a la presencia de la cárcel en esta ciudad; pues a este centro carcelario llega la flor y nata de los presos enviados a este lugar que lo estiman más seguro, cosa que no es cierto; pues la experiencia ha demostrado lo contrario pues está claro que se organizan bandas en las que prevalecen no la enmienda sino las ganas de matar, pues sus años de condena nada significan.

El deseo de la ciudadanía latacungueña es que quiten este dogal que tanto daño produce a un centro poblacional que se acostumbró por siglos a vivir en paz.(O)