La crisis económica se complicó aún más por la pandemia por COVID 19. Según fuentes oficiales se estima que se han perdido más de 150 mil empleos o que se necesita más de $4.000 millones de dólares para reactivar nuestra economía.

La gran mayoría de personas o empresas se vio afectada de muchas maneras. La principal: la vida y la salud física o mental. Otras afectaciones, no menores, como nuevos problemas psicosociales, violencia intrafamiliar, la reducción de ingresos, cambios en los planes, etc.

Queremos aportar con propuestas, que han iniciado su accionar, ya que es viable su implementación. Proponemos un programa nacional (RESPIRA), una política empresarial (TALENTO SENIOR) y dos planes (DA y PLANES DE NEGOCIO) para la reactivación exitosa de empresas y personas.

PROGRAMA RESPIRA

Es un acrónimo del programa que proponemos, como política nacional, para brindar oxígeno financiero a la producción del país. El fin es mantener activas a las empresas y paliar problemas de capital de trabajo que garanticen la sostenibilidad del empleo y la producción. Estimula el enfoque agroexportador y motiva la utilización de herramientas financieras del mercado internacional. Incluye:

  • Reactivación. – Volver a trabajar, vender o producir.
  • Económica. – Transaccionar productos y servicios a cambio de recursos necesarios.
  • Social. – Interacción de personas y grupos humanos para alcanzar fines determinados.
  • Productiva. – Que agrega valor, que es útil para la sociedad, que incrementa con la acción humana.
  • Inteligente. – Que resuelve problemas, mejora el entorno y utiliza tecnología.
  • Responsable. – Que da la cara a los problemas complejos sin evadirlos.
  • Amigable. – Porque lo hacemos incrementando la confianza y la afectividad.

RESPIRA incluye productos financieros que estimulen la supervivencia empresarial, la vigencia o incremento del número de empleos a la vez que impulsa las exportaciones agroalimentarias de productores locales.

POLÍTICA EMPRESARIAL: TALENTO SENIOR (+ 50 AÑOS)

Hoy es indispensable combinar la audacia e innovación de nuestros jóvenes con la experiencia de talentos que ya superaron crisis enormes en su vida personal y laboral; es decir, hombres y mujeres de 50 años o más. Recuerde que, como escribió J. Poncela “La experiencia es una enfermedad que no se contagia”

Esta combinación aprovecha la fuerza y disponibilidad de las personas que poseen capacidades relacionadas con la mayor experticia para superar dificultades y su resiliencia frente a la crisis. A quienes incluso sus propósitos de vida, intuición y formas de relacionamiento los comprometen más con las necesidades empresariales reinantes. Se debe contratar talento mayor de 50 años.

PLAN 1: REDISEÑAR LOS PLANES DE NEGOCIO

Hoy es indispensable rediseñar empresas.

Han cambiado los mercados, los hábitos de consumo, algunos elementos tangibles del perfil de los consumidores, así como las condiciones para la comercialización de productos y servicios.

Para reactivarse, con visión de futuro, debemos:

  • Cambiar el modelo de negocio.
  • Reenfocar o reconvertir los objetivos, metas y estrategias.
  • Redefinir los aspectos del Plan: Propuesta de valor conforme nuevos segmentos de clientes meta; cuidado de los empleados con seguros de salud, nuevos horarios y preferencia al teletrabajo; inventariar los recursos disponibles; actividades principales; formas de relacionamiento con los clientes y colaboradores que cumple con el distanciamiento social, el reforzamiento de las medidas biosanitarias a la vez que se aplica de forma muy intensiva la tecnología; priorizar los canales virtuales de venta; elegir socios claves; redefinir la estructura de costos y gastos planificando cuidadosamente el flujo de ingresos de los años 2020, 2021 y 2022 como un todo.

La principal ventaja al restablecer la hoja de ruta de los negocios estará en darles nueva visión, nuevos bríos y sobre todo que los emprendedores, empresarios y trabajadores sientan que tienen claras las ideas con las cuáles seguir aplicando su pasión por el negocio, por su trabajo rediseñado y aprovechar las mejores prácticas y aprendizajes personales obtenidos durante el período de aislamiento social.

PLAN 2: DAY AFTER (DA)

Simbólicamente significa “Día Después del Coronavirus” incluye “Dar apoyo para fluir productivamente”. Es un plan de apoyo a las personas para su retorno al trabajo. Consiste en aplicar una encuesta a todos los colaboradores y sus líderes, preferible en línea (Software PRAKTIKO), procesar los resultados y sobre esa base realizar tres talleres grupales y reuniones individuales en las que cada persona converse de sus temores, miedos, ansiedades, preocupaciones y sus expectativas o planes para una más rápida readaptación a su retorno productivo. Los seres humanos contamos con la palabra para crear la nueva realidad y que sea de la forma más favorable a nuestro alcance.

Dar para fluir consigue apoyar a los colaboradores con profesionales de la Psicología, para que se readapten al retorno productivo, logrando un rápido reaprendizaje para las personas y las organizaciones.(O)