Así era el mandato de quien lideraba el “Movimiento Patria Altiva y Soberana”, que rechazaba la categoría de “partido político” para evitar unirse a la partidocracia que ha gobernado nuestro país, que figuraba en primer lugar de los objetivos estratégicos identificados desde el Foro de Sao Paulo, para preparar el entorno apropiado, avivando las heridas del pueblo que ostenta la propiedad del voto, indispensable para acceder al ansiado poder. Naturalmente, la “orden de no olvidar” se dirigía a aquello del pasado que no les convenía, causante de la crisis posdolarización.

Catorce años han pasado desde que “manos limpias, mentes lúcidas y corazones ardientes” asumieran la conducción de los TRES poderes del Estado, bajo la irreverente declaración de que el Presidente es jefe de las tres funciones del Estado, botando al tacho de basura los preceptos defendidos desde la Revolución Francesa de “independencia de poderes”. Ahora es justo y necesario hacer memoria y revelarnos contra la pretendida AMNESIA COLECTIVA, para dejar convenientemente en el olvido los atropellos que durante una década se cometieron, haciendo gala y abuso del respaldo popular en las urnas, con financiamiento que ahora sabemos era fruto de la corrupción desde las más altas esferas del gobierno, por lo cual ya tenemos un larga lista de sentenciados, mediando el debido proceso y su derecho a la defensa.

Interminable sería la lista de graves acciones cometidas, que obedecen a una ideología conocida con el nombre de fantasía de “Socialismo del Siglo XXI”, avalada por el Grupo de Puebla, que desviste de cuerpo y alma las verdaderas intenciones de este proyecto político en el que las cabezas visibles son fungibles, siendo reemplazadas por cualquier Camarada que sea escogido para que cumpla al pie de la letra lo que resuelvan sus ideólogos en España, Cuba, Venezuela, Brasil y México. Por esta razón, existen muchas similitudes en los crasos errores cometidos en estos países. Basta revisar el manual del Foro y Grupo de Puebla para entender las decisiones tomadas y lo que pretenden en el futuro, en caso de acceder al poder.

En un ejercicio de rebeldía contra la autoritaria y manipulada “pretensión del autoritario” no olvidemos lo que a SS XXI le conviene. Recordemos la metida de mano a la justicia, que nunca sacó, y le permitió controlar la Judicatura, jueces, Cortes, Fiscales. Todo era parte de un COMBO que cuidaba las espaldas de sus aliados en el cometimiento de fechorías y perseguía a quienes no se alineaban con sus pretensiones. Casos inolvidables como el juicio contra El Universo, con una sentencia a favor del “ofendido mandatario” por $90 millones con ayuda de Chucky seven.

No podemos olvidar la creación paternalista de subsidios SIN FINANCIAMIENTO, como el incentivo por jubilación a los maestros, con la proterva intención de abrir espacio para jóvenes candidatos a militantes, que discrimina a estos honrosos servidores públicos de todos los demás que no fueron beneficiados por esta generosa ayuda demagógica que terminaron pagando los contribuyentes. Convertir al IESS en su mayor acreedor, canjeando sus reservas por papeles que nada valen a la hora de cubrir las necesidades de pago a jubilados y otros beneficiarios de esos dineros. Utilización ilegal de reservas que maneja el Banco Central, sustituyéndolas con papeles que no servirán a la hora de atender la demanda de los dueños del dinero, los depositantes del sistema financiero. Presupuestos irreales con déficits permanentes que no podían financiarse. Deudas en el sector petrolero que ha llevado a su incapacidad de explotar las reservas. Atentado a las libertades individuales, para acallar la oposición. Y sigue la lista interminable. No debemos permitir que vuelva el pasado.

¡RECORDEMOS LO VIVIDO!   (O)