El querido y prestigioso Colegio Nacional Vicente León se fundó el 7 de mayo de 1840, pero no pudo iniciar sus actividades académicas, fundamentalmente porque el legado económico del Dr.  Vicente León y Arguelles no se había hecho efectivo y debía ser remitido desde el Perú, esto hizo que la organización académica y administrativa no esté completa y perfeccionada, razón por la que se retrasó el inicio de sus actividades hasta el 24 de mayo de 1842.

Y han pasado cincuenta años, -increíble- porque parecería que hace no mucho nos reuníamos en el parque Vicente León, en la esquina frente a la casa de Cesar Eduardo Casola Terán, salíamos rumbo a la  salida del colegio de señoritas Victoria Vascones Cuvi, pasando por el Sagrado Corazón de Jesús de las Madres Betlemitas. La vida nos ha bendecido y nos permite reunirnos para esta feliz celebración. Somos una promoción multifacética de respeto y consideración mutua. Los caminos de la vida han sido duros para todos, lo hemos superado en base a nuestra formación familiar y la valiosa de nuestro querido Colegio que nos legó conocimiento y formación integral, y que  adicionalmente nos ha permitido tener y conservar verdaderos amigos.

Por formación y convicción pertenecemos a una promoción respetuosa de normas mínimas de convivencia, partiendo del respeto a nuestros padres y hermanos, mucho más a nuestros maestros. La familia y el colegio  nos enseñaron a diferenciar lo verdadero de lo falso, lo negro del blanco, lo bueno de lo malo, a darle un valor formal a la educación, la cultura, la educación social y cívica, a insistir en la ética como norma de comportamiento en un contexto de formación moral. Somos y pertenecemos a una época en donde la autoridad se reflejaba en nuestro comportamiento, en las buenas maneras recibidas en nuestros hogares, reforzadas en nuestro Colegio.

 Y fuimos revolucionarios, salíamos un buen día a reclamar,  con el respectivo permiso de las autoridades del plantel por el intento de quitarnos nuestras 200 millas de mar territorial, sin destruir nada, haciendo conciencia en la ciudadanía que nos observaba   y miraba, construimos un canto que decía: “ La mar estaba serena…serena estaba la mar… los yanquis quieren robarnos 200 millas de mar” pego el mensaje y fuimos aplaudidos por los latacungueños, aunque de un solo plumazo ya desaparecieron las 200 millas de mar territorial.

Somos una promoción que vivió tres huelgas estudiantiles, cuando iniciábamos primer curso  se declaró una huelga el 27 de noviembre de 1967. Siendo Rector el Doctor Luis Berrazueta Erazo. Una segunda huelga en 1969, cursábamos el tercer curso  y era rector el Doctor Mario Mogollón Velasco. Una tercera huelga en 1971, seguía siendo rector el Doctor Mario Mogollón Velasco. Después de esta huelga y como consecuencia de la misma,  desde el Ministerio de Educación se encargó el rectorado al Lcdo. Gonzalo Montenegro Herrera, hasta el 6 de enero de 1972 que es nombrado como Rector el Doctor Trajano Naranjo Jácome.

Somos una promoción de gente buena, distinguidos profesionales, médicos, Doctores en Jurisprudencia y abogados, ingenieros en varias especialidades, arquitectos, distinguidos oficiales de las Fuerzas Armadas, la Armada del Ecuador, la Fuerza Aérea Ecuatoriana y la Policía Nacional,  en fin en todas las profesiones liberales y técnicas, al servicio de las grandes colectividades locales, nacionales e internacionales. De esta  promoción han salido para nuestra tierra Latacunga y su fiesta máxima,  tres Mama Negra Novembrinas. Roberto Parreño Cantos. Héctor Mesías Villacis y Angel V. Rocha Romero.

Hoy nos reunimos para conmemorar que hace 50 años iniciamos  esta historia de vida y  recordar nuestros mejores años disfrutados con tan queridos y dilectos compañeros, muchos conocidos desde el jardín de infantes, la escuela y finalmente nuestro glorioso Colegio Vicente León, hacerlo en esta oportunidad obviamente que nos hará más amigos. Hoy recordaremos que somos bachilleres de la Republica con título otorgado por el Colegio Nacional Vicente León, que luego de presentarnos a nuestros grados escritos, tuvimos un grado oral frente a cinco profesores, logramos este anhelo, somos privilegiados de haber nacido entre 1953 y 1954 y porque la vida nos premió haciéndonos primero compañeros y ahora en nuestra tercera etapa grandes amigos.

En estos 50 años, recordamos a nuestros queridos maestros, muchos de ellos lamentablemente se nos adelantaron,  con aquellos que nos acompañan nos une una amistad con respeto y consideración. Lic. Sócrates Hernández Hernández, ejemplo de vida. Sra. Lic. Rosario Andrade Vda de Lanas, excelsa maestra del idioma y las relaciones humanas. Lic. Gonzalo Torres Barthelotti nuestro querido amigo profesor e inspector. Somos parte de estos fructíferos 182 años de vida institucional del ahora Instituto Superior Vicente León