En la Asamblea se producen hechos y acontecimientos que llaman poderosamente la atención, de manera especial cuando deben votar para resolver sobre temas trascendentes para los ecuatorianos en general.


En la Asamblea, quienes llegan por el voto mayoritario de los habitantes de sus respectivas provincias, durante la campaña ofrecen una serie de leyes y manifestaciones y a la hora de la verdad no se acuerdan de lo que ofrecieron y resuelven todo lo contrario.


Mientras unos luchan por sus provincias tratando de crear leyes para su desarrollo, tratando de buscar normas que permitan un mejor desarrollo económico o de trabajo, otros se pasan buscando cómo viajar a los más diversos eventos.


En la Asamblea ecuatoriana sus miembros, como representantes del pueblo -como se autodenominan- a la hora de la verdad, a la hora de votar sobre temas trascendentes “se hacen los locos”, no asisten a la sesión y tratan de justificar lo injustificable.


Entonces se descubren de cuerpo entero y demuestran que sirven a determinados intereses, y para nada al pueblo que votó por ellos, para que lleguen a esas dignidades y trabajen auténticamente por las mayorías.


La semana anterior, la Asamblea Nacional del Ecuador estableció un mal precedente, la gran mayoría no permitió que las autoridades competentes puedan incautar los bienes de quienes han sido acusados y sentenciados por corrupción.


De forma especial se reformaba el Código Orgánico Integral Penal y no se establecieron sanciones más duras para quienes han caído en actos de corrupción, se han llevado millones y millones, tienen grandes propiedades y no les pasa nada.


Esta norma habla de aquellas personas acusadas y sentenciadas por corrupción, que le han perjudicado al país y a los ecuatorianos por cientos de millones de dólares y siguen tan campantes, paseándose y disfrutando de sus ‘trabajitos’.


Se planteaba la reforma del Código Orgánico Integral Penal, para poder incautar los bienes de quienes han sido acusados y sentenciados por corrupción, en casos de lavado de dinero, delincuencia organizada, trata de personas.


Se habla de tráfico de migrantes, enriquecimiento privado no justificado, testaferrismo, terrorismo y delitos por drogas; es decir, en el Ecuador estos delitos se producen a diario y los bienes siguen bien resguardados.


Con la decisión de la Asamblea Nacional nos damos cuenta de la calidad de asambleístas que tenemos; una gran mayoría no está de acuerdo con la incautación de los bienes, entonces qué mensaje nos dejan; que se están guardando cuidadosamente por lo que pueda pasar.


Los asambleístas nos dejan muchas inquietudes con esa resolución, es alarmante ese comportamiento, en la población esos asambleístas han sido criticados con los más diversas palabras. Resolución que va a traer cola.(O)