En los últimos años, según los analistas, los especialistas; según las encuestas y lo que dice la gente en la calle, los diputados y asambleístas le quedan debiendo al pueblo ecuatoriano con sus actuaciones.

   %

El poder legislativo del Ecuador, a través de la historia ha estado marcado por una serie de hechos y acontecimientos, muchos de los cuales han sido un bochorno, una vergüenza para el país y para los ecuatorianos.

   %

Un amplio sector de los ecuatorianos ha señalado en público y en privado que no se siente representado por los diputados o por los asambleístas, muchos de ellos -al llegar a ese poder del Estado- le han dado las espaldas al pueblo.

   %

Las broncas también han estado presentes, golpes y trompones, ojos morados, sangre e insultos, sin olvidar “ven para …. h de    p”, cenicerazos y disparos han sido la tónica de esta función, sin descuidar de los negociados y los diezmos.

   %

En los últimos años, varios asambleístas han sido destituidos del parlamento; no hay que olvidar los diputados de los manteles y aquellos que fueron destituidos en masa al inicio de la gestión del expresidente, que actualmente se encuentra prófugo. Tampoco hay que olvidar a las asambleístas que fueron suspendidas.

   %

El parlamento como instancia el Estado, se ha mencionado, es la más auténtica representación del pueblo, pero la mayoría de sus miembros no han respondido acertadamente a esa importante representación.

   %

Llama poderosamente la atención que durante la década desperdiciada, muchos asambleístas se mostraron cercanos al gobierno de Correa, luego se pasaron al lado del actual régimen, pero en momentos especiales se unen los unos y los otros para salvar a varios de ‘sus compañeros’.

   %

Lo que llama la atención es la facilidad para pasarse de una bancada  a otra de los que fueron y ahora no son, qué fácil cambian la ideología; igual sucede en nuestro medio y especialmente con varias  autoridades.

   %

Quienes hace poco o desde hace nueve años gritaban y portaban banderitas, quienes participaban de las manifestaciones públicas y de las sabatinas y aplaudían a rabiar al presidente prófugo, ahora aparecen como funcionarios de este gobierno.

   %

Con qué facilidad se cambian de camiseta, se cambian de ideología, cuando todos sabemos que la ideología es parte de nuestro carácter, es parte de nuestra forma de ser y de percibir la política. En fin, la política seguirá siendo un misterio.

   %

El otro día un amigo señalaba que ahora en algunos   sectores del Ecuador, por las fiestas de la parroquia o del cantón se celebran carreras de burros; este amigo señalaba que para la última carrera algunos asambleístas habían solicitado la inscripción.

   %

Este es el ejemplo de que la asamblea le queda debiendo a los ecuatorianos, ahora están de vacaciones, algunos señalan si se merecen o no. Lo cierto es que mucha cosa dejó de hacer la asamblea, durante la década perdida la Comisión de Fiscalización fue la comisión de archivo; prohibido olvidar. Y que en la carrera de burros gane el mejor, dice un contertulio. (O)