Rumiñahui

Aunque en este día se han establecido algunas celebraciones y recordaciones, es importante que nuestros niños y jóvenes conozcan sobre nuestra historia, sus hechos, acontecimientos y sus valores humanos que han marcado nuestra vida.

   %

Es importante reconocer que  a través de nuestra historia, desde mucho antes  de la Colonia, existieron en estos territorios organizaciones importantes que dieron muestras de valor, desarrollo y progreso; la presencia de nuestros antepasados, de los Incas es fundamental.

   %

Los Incas, un pueblo conquistador, batallador que  ofreció muestras de gran organización, logró establecer el Tahuantinsuyo, estructura social y económica que cubrió gran parte del territorio de Sur América, cuyos miembros demostraron muchos conocimientos científicos, para esa época.

   %

En este marco, hoy se recuerda  a Rumiñahui, el hombre que estuvo cerca de su hermano de padre Atahualpa y que defendió  el Reino de Quito. Nacido en Píllaro en 1490, muerto en Quito el 25 de junio de 1535. Su padre fue Huayna Cápac; su madre, Nary Ati

   %

El Congreso Nacional -en 1985- resolvió que el uno de diciembre de todos los años se recuerde la personalidad de Rumiñahui, héroe indígena, defensor del Reino de Quito. El Municipio de la ciudad capital acogió esta resolución y desde 1988 se comenzó a  conmemorar esta fecha.

   %

“Rumiñahui pertenece a la nobleza de privilegio, él mismo gustaba de recordar su estirpe incaica y se vanagloriaba de ser hijo de Huayna Cápac, llegando a ocupar las posiciones que mantenía como uno de los dirigentes de su padre, por sus méritos militares”.

   %

Fue el “rostro de piedra” para los Incas quiteños: introvertido, severo, fuerte, ágil y autoritario. Un temperamento así tendría una expresión de dureza como la de piedra precisamente, y por su aspecto físico le pusieron el sobrenombre de “Rumi Nahui”, el ojo de piedra para los cuzqueños.

   %

Mucho se ha dicho sobre este indígena de características especiales; historiadores, investigadores, genealogistas, han hablado del hombre que  defendió a su hermano Atahualpa y luego escondió el tesoro para no entregarlo a los españoles, quienes al final lo quemaron vivo.

   %

“Rumiñahui, el quiteño de pupilas de Rucu Pichincha, ala de cóndor, muslo amarillo de llanuras y riscos, relámpago de luz y serenidad de árbol: crece, permite, organiza y  exhorta a los suyos a defender su heredad de siglos”, consciente de su trascendencia en ese momento.

   %

Rumiñahui, desde joven sirve a los ejércitos de Huayna Cápac. Su decisión, coraje, sagacidad, patriotismo, discreción y lealtad, le llevaron a ocupar sitios preponderantes en el desarrollo del incario, organización de grandes estructuras que necesitó de hombres de ejecutorias.

   %

Pasan los años y se ratifica la leyenda del infatigable defensor del Reino de Quito. El fabuloso tesoro se lo busca aún en esta época. Los Llanganates y otras regiones han sido recorridas y el misterio sigue el pie. Cuenta la leyenda que de Zaruma salió el oro para el rescate.

   %

Hoy se recuerda a un gran ecuatoriano, a un extraordinario quiteño, un hombre de características superiores, gran defensor del Reino de Quito, defensor de su hermano Atahualpa y defensor de su tesoro que no fue entregado a los españoles, aunque perdió a su hermano. El país entero y en especial niños y jóvenes deben saber sobre la vida de un ecuatoriano ejemplar.(O)