La Sayce es una organización que fue creada hace varios años para defender los derechos de los autores y compositores del Ecuador, que eran explotados por gente que se dedicaba a la organización de eventos, en muchos casos.


Esta organización -durante muchos años- pasó casi inadvertida, los artistas, autores y compositores reclamaban por su abandono, porque no había ninguna institución que velara por sus derechos, como sucede en otros países de América y Europa.


Durante varias décadas los compositores, los cantantes y demás, no tuvieron ningún respaldo, no eran considerados, peor aún su arte era reconocido de manera económica; la situación era complicada.


Grandes autores, grandes cantantes que han dejado huella en la historia de la música ecuatoriana, no tuvieron ningún respaldo, su arte, sus creaciones fueron explotadas por otras personas.


Las más famosas voces como Carlota Jaramillo, Carlos Rubira Infante, Benítez y Valencia, Julio Jaramillo y demás, no estuvieron protegidas por organización alguna; no había el respaldo que existe ahora a pesar de los problemas.


Lo cierto es que la Sayce -en los últimos años- ha alcanzado grandes objetivos y lo que es más ha logrado que se reconozca su acción, su función y su actividad, se han protegido a través de la Ley y ahora sus ingreso son significativos.


En el área de la música, del turismo, de los restaurantes, de hoteles y otras instituciones, están obligados a pagar sus derechos a los artistas a través de la Sayce, organismo que sin embargo ha tenido graves problemas.


La última asamblea de la entidad fue un grave problema, gritos, protestas, insultos, presencia de resguardo policial, contratación de seguridad y demás, es lo que ha sucedido, según las redes sociales.


Mientras tanto hay artistas de la música, especialmente, que no están de acuerdo con la forma actual de dirigir la institución; mientras que los dirigentes dicen que están trabajando a favor del artista y sus derechos.


Sea comos sea, la Sayce es un organismo que debe tener sus derechos y obligaciones, sin embargo en la norma legal hay algunas exageraciones, pues organizaciones que hacen cultura sin fines de lucro tienen que pagar a la Sayce los derechos por la música.


Igual sucede, aunque parezca increíble, que eventos particulares, organizados por determinada familia, deben pagar a la Sayce, así han denunciado en diversas momentos, entidad que sin embargo no tiene la organización debida, ni llega a todos los artistas. La misma Casa de la Cultura debe pagar a la Sayce, aunque parezca increíble.


Las regalías son otro grave problema, pues se trata de recursos económicos. Artistas que reclaman, que nunca han recibido regalías, otos que han recibido muy poco y otros que dicen trabajar para todos los artistas de esa organización. Hay que revisar las normas y hacer una auditoría y conocer cómo se maneja el dinero.(O)