Encuestas

Nuevamente las encuestas son el centro de las críticas de algunos  sectores de la comunidad, especialmente de algunos  dirigentes de partidos y movimientos; mientras que en otros sectores se cuestionan algunas posiciones.

   %

Las encuestas, en una campaña electoral, son herramientas para conocer -de modo general- la situación de determinado candidato a una dignidad de elección popular, son, para decirlo de alguna manera, la fotografía de ese momento.

   %

No son para nada, la representación más real de lo que está sucediendo en el campo electoral, en la campaña, pues en nuestro país, faltando más de 10 días para las elecciones, no se pueden publicar los resultados de las encuestas.

   %

Esas encuestas se conocen particularmente, al interior de las organizaciones políticas. Se menciona que el mismo día de las elecciones, en horas de la mañana se realizan encuestas para conocer la realidad de ese día. Son muy distintas a las encuestas a boca de urna.

   %

En determinado momento, por alguna declaración, por algún ofrecimiento extraordinario o por una noticia especial, los candidatos ganan votos y se diferencian de los demás candidatos, entonces en una encuesta de esos momentos van a ganar un espacio importante.

   %

Que las encuestas de alguna manera orientan a los candidatos y a los dirigentes, no es desconocido; son elementos de trabajo, son herramientas que permiten realizar una evaluación de lo que se está realizando y en algunos casos sirven para hacer correcciones.

   %

En estos momentos, cuando dos candidatos se disputan el segundo lugar y el derecho a participar en la segunda vuelta electoral para definir al presidente de la República, uno de ellos ha manifestado reiteradamente que en su caso, ninguna encuestadora le ubicó en el segundo lugar.

   %

Casi siempre le ubicaban en el tercer lugar y muy lejos -porcentualmente hablando- del candidato que se ubicaba en el segundo lugar. A la hora de la verdad, ese candidato se mantiene firme en el segundo lugar, con posibilidades de llegar a  la segunda vuelta.

   %

De las encuestas que se conocieron poco antes de las elecciones, se puede establecer que la realidad -en el caso de varios candidatos- es distinta a lo que señalaban; por ejemplo, una sola de las cuatro encuestadoras le daba un cuarto lugar a Hervas, con apenas el 4.5%.

   %

En todas esas encuestas se ubicaba a Pérez en el tercer lugar, con porcentajes que iban de 10%, al 13% y hasta el 17 % y nada más. A Lasso le ubicaban en el segundo lugar, con el 21%, con el 26%, hasta el 30%. La realidad refleja otra cosa. Gutiérrez aparecía hasta con el 3%.

   %

Queda claro que en las cuatro encuestas cuyos resultados se hicieron públicos faltando algo más de 15 días, en los que coincidían con Arauz en el primer lugar con porcentajes del  30%, del 36% y hasta del 37%, la realidad nos demuestra otra cosa, aunque siempre se mantuvo primero.

   %

Queda claro, entonces, que las encuestas muy difícilmente pueden reflejar una auténtica realidad; muchas veces los resultados son muy diferentes a la realidad, en otros casos aparece de alguna manera reflejada una tendencia y nada más. Las encuestas seguirán dando que hablar y seguirán siendo una importante herramienta electoral.(O)