Cerramientos

En la administración de la ciudad debe haber un trabajo coordinado entre los diferentes organismos que tienen que ver con los terrenos abandonados, con los predios que no tienen cerramiento y con las construcciones que deben cumplir ciertas normativas.


Los terrenos baldíos, son un problema tanto para quienes deben llevar un control y además para la ciudad pues se presenta una imagen negativa que afecta a la comunidad y no aporta para nada con la ciudad que aspira desarrollar actividades como el turismo.


Lamentablemente en nuestra ciudad, desde hace algunos años, se pueden observar terrenos abandonados que no han sido considerados para construir los cerramientos como dice a normativa correspondiente, estos incumplimientos deben ser sancionados.


De esta manera esos terrenos se convierten en botaderos de basura, en asentamientos ilegales, generando problemas sociales, los propietarios de estos predios deben construir los cerramientos, es verdad que vivimos una crisis, pero esos predios se encuentran sin cerramiento desde hace años.


Hay que exigir a los propietarios, pues en algunos casos son propietarios personas que tienen otros bienes, otras propiedades y están en condiciones de construir el cerramiento, mientras hay otros sectores en los que la crisis les impide proceder de esa manera.


Los administradores de la ciudad y sus organismos competentes hacen su trabajo y no logran una respuesta favorable de quienes son responsables de esas propiedades, sin considerar la afectación que hacen a la ciudad y a quienes nos visitan.


Es importante que permanentemente se realicen inspecciones y se analicen los diversos casos para encontrar respuestas positivas, para concienciar a sus propietarios quienes deben responder en bien de la ciudad y de la colectividad; o será que esperan que suba la plusvalía.


Mientras tanto se debería cumplir una campaña de información, de concientización a fin de alcanzar respuestas positivas, ofrecer determinados plazos para que se construyan los cerramientos que tanta falta hacen y que tanto bien le harían a la ciudad.


En estos y otros casos hay que hacer cumplir las normas establecidas, superar los inconvenientes y alcanzar una respuesta favorable, evitando que esos terrenos se conviertas en espacios para el pastoreo de animales, lo que afecta más nuestra imagen.


Al respecto, algunas personas han señalado que se deben implementar campañas a fin de que los dueños de terrenos baldíos cumplan con las normas y procedan a construir los cerramientos y de esta manera demostrar que les interesa la ciudad y su imagen.


Latacunga necesita del aporte de todos sus habitantes, por lo tanto hay que insistir las veces que sean necesarias y tomar las medidas correspondientes, para evitar imágenes negativas que en nada aportan a los objetivos planteados por las autoridades.


En medio de tantas necesidades que tiene la ciudad, hay que buscar un desarrollo armónico con la contribución de la población en general, hacer bien las cosas para que responda la comunidad; por sobre todo debemos pensar que esta ciudad debe mejorar su imagen y sus servicios para bien de todos y para un verdadero desarrollo.(O)