Desde hace tiempo, desde hace más de dos años seguimos hablando de la reactivación económica, ante los embates de la naturaleza y las consecuencias de movilizaciones y manifestaciones.


Nadie puede negar que los habitantes de nuestra ciudad hemos sido afectados por estos eventos provocados por la naturaleza y el ser humano y que han causado grave daño a la población, a los bienes públicos y a la economía.


Ante esta realidad se han hecho esfuerzos en todos los sectores con la finalidad de superar los problemas, especialmente en el campo económico, que es el único que parece interesa a la mayoría, mientras lo social sigue esperando.


Los emprendimientos han sido los elementos y las propuestas que han estado vigentes durante este tiempo, personas que han puesto al servicio de los demás sus pequeñas iniciativas para superar los conflictos económicos.


Estos emprendimientos -en la mayoría de los casos- lamentablemente no han recibido el respaldo y el apoyo necesarios para involucrarse directamente en la economía y superar la crisis que estamos viviendo.


En nuestro caso, tuvimos un largo feriado, luego vienen las celebraciones del 11 de Noviembre y a continuación la celebración de la Mama Negra, el cambio de mando y el desfile por las calles de la ciudad.


Se espera que miles de turistas lleguen a nuestra ciudad a participar de nuestras tradiciones, enseguida vendrá el cambio de mando y ocho días después la Mama Negra.


Uno de los oficiales de Policía de la subzona señaló hace varios días que más de 200 000 turistas llegarán a Latacunga y sus alrededores; si cada turista gasta -por poner lo menos- cinco dólares, quedaría en esta ciudad un millón de dólares.

Y un turista que llega a disfrutar de una fiesta no gasta cinco dólares, para este ejemplo hemos puesto una cantidad mínima; entonces debemos quedar claro que estas celebraciones deben ser aprovechadas para mejorar la economía y otros aspectos.


Para recibir al turista, entonces, hay que prepararse debidamente, hay que mejorar el servicio a lo máximo, hay que preparar a la gente, hay que exigir una atención de primera y una alimentación llena de olores y sabores.


Nuestra gente, ventajosamente y para sentirnos orgullosos, es atenta, comedida, educada, sabe tratar al turista, al forastero, entrega su amabilidad y su diligencia, estos aspectos hay que tenerlos siempre presentes en casos como estas fiestas y feriados.


Hay que prepararse debidamente y con seguridad la reactivación económica va a llegar, hay que ponerle ganas; hay que ponerle fe y especialmente hay que demostrar que verdaderamente somos solidarios, hospitalarios, muy atentos y educados; todos unidos alcanzaremos nuevas metas.(O)