En honor a don Juan Montalvo, al historiador González Suárez, al jurista Luis Felipe Borja y a otros destacados ecuatorianos como Víctor Manuel Peñaherrera, el Hermano Miguel y Pío Jaramillo Alvarado, hoy se celebra el Día del Maestro Ecuatoriano.


El presidente Baquerizo Moreno -en 1920- decretó el 13 de Abril como el Día del Maestro Ecuatoriano, fecha trascendental en el calendario cívico de nuestro país que recuerda a uno de los seres más importantes de la patria, el Maestro.


Hay en el mundo hombres de admirable labor, de obra paciente y callada que van encendiendo corazones y pensamientos con visión de porvenir. La tarea del Maestro ha sido, es y será siempre de orientación incansable y misión apostólica.


Que cada día ahondan en el espíritu de las generaciones y contribuyen a la formación y al mejor conocimiento de los individuos y los pueblos para alcanzar los mejores objetivos de unidad, respeto y conciencia.


El Maestro es un gigante sencillo en cuyos brazos se modelan almas y se dignifican corazones; tener fe en él es confianza; esperar de él es luz, victoria y manantial fecundo, que se funden como raíces para engrandecer el árbol que ofrecerá frutos de saber y conocimiento.


Pensemos en el Nazareno, Maestro de los maestros; en su duro bregar cuando su ojos veían abismos a su contorno, cuando la traición y la ingratitud acudían dilatadas con rojos alfileres, ahí su valor esparcía luz, bondad y clareaba la razón y el amor dentro de los hombres.


Pensemos en Sócrates, maestro paciente que en los pórticos, calles y campos iba diciendo su enseñanza con el ánimo de formar generaciones buenas y llenas de conocimiento verdadero. Frente a la injusticia supo personar con amor, por eso su conciencia en la Tierra fue un cielo.


Es un día para acordarnos de Simón Rodríguez, que es recordar al Libertador Simón Bolívar, forjado para nuevas auroras de justicia y libertad. Simón Rodríguez insurgió criticando a la educación, como lo hizo nuestro Eugenio Espejo.


Juan Montalvo, maestro que orientó y dirigió con sus escritos, es ejemplo de personalidad combativa, recta y decisiva en bien de las causas justas. Su coraje y rebeldía estuvieron al servicio de la libertad.


Federico González Suárez es dilección imperecedera de unidad, de verdad y de virtud. Recordarlo significa apreciar su sacrificio, su bondad firme y reconocer su luminoso talento y el acopio de conocimientos históricos y humanos al servicio de las épocas.


Luis Felipe Borja, pionero del Derecho, de cuya personalidad emanó la práctica del bien pensando en la sociedad que basada en normas y facultades, necesita ser liberada de dolencias económico-sociales; necesita justicia y fraternidad a través del Derecho, estatuto vital que garantiza conciencia y responsabilidad a las sociedades.


En este el Día del Maestro, nuestro saludo efusivo, fraterno, solidario, sincero, afectuoso y lleno de emociones para todos los maestros de Latacunga y Cotopaxi que han sido y son parte fundamental de la construcción de la patria, llena de libertad, conciencia y democracia.(O)