Las organizaciones sociales se ocupan del problema de la exclusión social, lo afrontan junto al Estado y en estos últimos tiempos crean el Día Mundial Contra la Exclusión Social por celebrarse el 14 de diciembre de cada año.


Analizada la sociedad en sus aspectos sociológicos, económicos, surgen las condiciones del desarrollo humano y las partes integrantes en sus contornos necesarios, de aspiración y exclusión, cuya integración en el mundo social y económico aborda el Estado.


Además el Estado participa al analizar la situación del pueblo y sus componentes excluidos socialmente que no alcanzan a armonizar, unificar y satisfacer las necesidades de acuerdo con su propio rendimiento y capacidad de trabajo.


En medio de estas realidades, la sociedad se desarrolla con personas, fines específicos, organizaciones estructuradas y jerarquizadas, si no se consideran estos aspectos, no hay sociedad y no hay básicos elementos.


La dinámica de la vida social representa la atención de sus miembros, en otras palabras, una sociedad integrada se perfecciona para exigir derechos y cumplir deberes; por lo tanto, la sociedad ofrece muchos campos de acción.


Las sociedades se vinculan con el pueblo, elemento constitutivo del Estado, base de sustentación que asume responsabilidades dentro de la comunidad estatal. No se puede prescindir del territorio y de la población porque el pueblo es institución social, es sujeto y objeto de aquella.


La agrupación humana es fundamental que “coordinada y unificada espiritualmente es contenido específico del Estado constituyendo el punto de vista jurídico y la unidad política propiamente dicha”.


El propósito del Día Mundial Contra la Exclusión Social es exigir conciencia operante frente a la exclusión, participación y control de las decisiones en la orientación, marcha y solución de los problemas de la pobreza.


Estas angustias sociales son identificadas por la sociedad necesitada con sus finalidades, la falta de coherencia valorativa, apatía y carencia de participación del Estado solicitando atención, satisfacción de las necesidades específicas y el no eludir las obligaciones.


La exclusión no es un asunto que se presenta a través de disposiciones legales o decreto alguno; son manifestaciones que se van estructurando por el mismo comportamiento de la sociedad en su conjunto.


Sin descuidar además el comportamiento del Estado como tal cuando no acude a solucionar los problemas de pobreza, de alimentación, de salud, de educación, miles de personas se sienten excluidos y la sociedad no visibiliza esta grave situación.


La exclusión tampoco se soluciona por un decreto o por un acuerdo; la sociedad en su conjunto debe tomar las responsabilidades y además exigir la participación del Estado y todas las organizaciones sociales para paliar en algo esa triste realidad de nuestros pueblos.(O)