Femicidios

Con ocasión de recordarse el Día Internacional de la Mujer, con justicia se expresaron los más hermosos mensajes a los seres más importantes de nuestra vida, se resaltaron sus virtudes y sus características, además de su afán de crecimiento.


Con ocasión de ese día especial se recordó la muerte de más de 120 mujeres en una fábrica de Nueva York, quienes habían iniciado una huelga para reclamar la reducción a 10 horas diarias de trabajo y mejoras salariales.


Se habló de la lucha de las mujeres que cada vez va ganando espacio en las más diversas actividades, ha llegado a altos niveles de preparación y se encuentran en capacidad de asumir grandes retos y responsabilidades.


La mujer es un ser celestial que no solamente nos ha dado la vida, sino que ha luchado en contra de una sociedad machista que por décadas ha impedido el crecimiento de las mujeres en los más diversos campos.


La mujer se merece los más grandes y hermosos mensajes, se merece las más importantes palabras de halago y admiración, también se merece todo nuestro respaldo y reconocimiento en cada acción.


Sin embargo, la realidad de la mujer en nuestro país es duro y difícil, la violencia ha crecido a niveles muy altos y la inseguridad para la mujer se ha instalado en nuestro país y aparece desde los hogares y en otros espacios.


Con ocasión del Día Internacional de la Mujer se ha señalado la realidad; hasta esa fecha en el Ecuador se han producido 44 femicidios, mujeres que han sido golpeadas y asesinadas por su pareja u otra persona.


Hasta el 8 de marzo de 2022 se ha establecido, de los 44 asesinatos, 13 se han determinado que son femicidios y 31 muertes violentas, lo que demuestra que estas acciones criminales han crecido incontrolablemente.


En nuestro país, en lo que va en el presente año, una mujer es asesinada cada 32 horas, lo que determina un incremento del 23 % en relación al año anterior, lo que nos demuestra que el riesgo contra la mujer es muy alto.


Al compararlo con el promedio en ese mismo período del 2020, el incremento es del 69%, lo que nos demuestra que los femicidios y la violencia contra la mujer se ha coinvertido en un gran problema para la comunidad.


Mientras tanto se ha establecido que apenas el 35 % de femicidios y muertes violentas de mujeres, terminan en condena, por lo que es común observar a grupos de familias de mujeres asesinadas que reclaman justicia.


Esta es la realidad de la mujer en el Ecuador, por lo tanto, los hermosos mensajes deberían cambiarse con acciones concretas, exigir y lograr que la justicia actúe oportunamente para sancionar a los culpables, que la comunidad en general se comprometa a garantizar la seguridad a las mujeres, sería el mejor homenaje. (O)