No solo destituciones

Lamentablemente, la situación que vive el país -embarrado en los peores e inverosímiles casos de corrupción- nos obliga a comentar ciertos hechos y acontecimientos que pueden parecer reiterativos, pero necesarios en momentos tan graves.

   %

La situación de los carnés para personas con discapacidad no es un hecho así nomás, atrás está una verdadera red de corrupción en la que podrían estar vinculados altos directivos del IESS, del MIES y de otros organismos del Estado.

   %

Para recibir un carné de persona con discapacidad, se debe cumplir una serie de requisitos tediosos y largos, documentos y más documentos, papeles y más papeles, tiempo y más tiempo. Entrevistas y citas, evaluaciones y más evaluaciones.

   %

Ante esta realidad muchas personas no concurren a realizar los trámites y obtener este carné, a pesar de necesitarlo para poder “beneficiarse” en algo respecto del pago de los  servicios básicos, rebaja de impuestos y algunos descuentos en obligaciones personales y familiares.

   %

La evaluación de las personas para establecer el porcentaje de discapacidad, no se conoce realmente cómo la realizarán “los especialistas”, lo cierto es que se demoran y se demoran, hasta revisar una parva de documentos y  certificados médicos.

   %

Mientras tanto se conoce que cientos de personas con discapacidades evidentes y objetivas no consiguen el carné, porque los funcionarios encargados de “servir” a estas personas de manera “prioritaria”, no cumplen a cabalidad esas funciones y lo que es peor, en algunos casos, tratan mal a los que más lo necesitan.

   %

Lo cierto es que ante esta realidad a algún “iluminado” se le prendió el foco y tuvo la brillante idea de entregar carnés de personas con discapacidad a funcionarios, asambleístas, políticos y otras personas y de esta manera podrían importar vehículos de alta gama a precios muy bajos. Mientras que el de la brillante idea recibía cientos de miles de dólares.

   %

Para que esos largos trámites se simplifiquen al máximo, se debe haber contado “con la  ayuda y colaboración” de altos funcionarios del MIES, del IESS y otras instituciones, lo que determina que se trata de una banda muy bien organizada para hacer el mal.

   %

Son miles y miles de carnés, son millones de dólares que recibieron estos delincuentes, mientras gente sin conexiones, sin amigos o palancas, siguen sufriendo al máximo la falta de atención y la entrega de un carné que les ayudaría para que les rebajen el precio de algún medicamento.

   %

Quienes verdaderamente necesitan un carné de personas con discapacidad, no van a estar pensando en importar un vehículo de alta gama, con que le ayuden en algo es más que suficiente. Mientras tanto no es el hecho de destituir a determinado funcionario y nada más, debe haber sanciones y sentencias condenatorias.

   %

Pero ya sobrepasa cualquier racionalidad que asambleístas tengan carné de persona con discapacidad, ellos son verdaderos discapacitados éticos y morales, haciendo trampa al Estado desde uno de los principales poderes del mismo Estado; esos asambleístas deberían ser destituidos de forma inmediata. Sin embargo, resaltamos la  actitud ética y moral de otros asambleístas que lo han demostrado en la Asamblea y en su actividad política y privada.

   %

Señoras y señores, por favor  autoridades en general, demuestren que están a favor de la ley y de las mayorías y procedan a sancionar a estos peces gordos que tienen en el alma una discapacidad social, ética, moral y son unos miserables.(O)