En un mundo tan cambiante en el que los descubrimientos de todo tipo están a la orden del día; en el que los adelantos tecnológicos se sienten a cada paso, en el que la electrónica se manifiesta infinita, se van creando nuevas fechas de celebración.


Son las nuevas corrientes que se van instalando en amplios sectores de la comunidad, van ingresando a los sistemas educativos y se instalan en los hogares y en cada una de las personas, como demostración de esos adelantos.


Es importante involucrarse en estos nuevos sistemas que nos acercan cada vez al mundo, ya no existen los que se denominaban las aldeas alejadas de las grandes manifestaciones mundiales.


Ahora la tecnología nos acerca al instante a los hechos y acontecimientos que se suceden minuto a minuto en el país; además nos vincula a aspectos de la ciencia y la cultura para mejorar la creación y desarrollo de los pueblos.


Entonces, quienes no saben manejar esos nuevos sistemas como la Internet, se les conoce como los analfabetos del siglo XXI, quien no está en la imagen, quien no está en las redes sociales es como que no existiera.


Bajo estas circunstancias se creó el Día Mundial de la Internet para celebrarse el 17 de mayo de cada año; a esta actividad se la define “como un conjunto de redes de comunicación al que se accede desde un ordenador y permite intercambiar la comunicación entre los usuarios”.


La Internet, tecnología indispensable de nuestros días y su inclusión digital, como parte del desarrollo, contempla un conjunto de conocimientos y oficio mecánico o arte industrial con lenguaje de ciencia y arte.


La información específica asigna símbolos y contenidos útiles y viables, en la medida de los requerimientos y necesidades de los usuarios que requieren pautas de investigación y programación operables; además de otras manifestaciones.


Es, además, un instrumento que se ha instalado en todo sitio, desde el hogar, en la oficina, en el trabajo, en el taller, en la educación, en la política, en las ciencias y en las actividades comunes del ser humano.


Actualmente el poder de la Internet es extraordinario en el mundo de la informática, de la educación, la administración pública y privada, las transacciones comerciales, investigaciones, comunicación impersonal, archivos, negocios, actividades diarias.


En el plano de la tecnología y la comunicación, la Internet posibilita utilizar y enriquecer los conocimientos, al desarrollo de la civilización y las formas de vida del medio físico y social, influyéndose con acciones y reacciones cuya finalidad es la transmisión y reelaboración de la cultura.


En la experiencia, no todo es un mundo de conocimientos y saberes; la Internet, sin embargo, tiene algunos inconvenientes, uno de los principales es el hecho que no permite que los niños y especialmente los jóvenes vayan creando sus propios criterios, sus propias tesis, pues la Internet les acerca a todo tipo de conocimiento y enseñanza, buena y mala.(O)