Aunque oficialmente no se ha autorizado la realización de la campaña electoral con miras a las elecciones presidenciales del próximo año, candidatos, movimientos y partidos políticos han iniciado una campaña ‘no oficial’.


Al respecto existen características especiales y no menos especiales comportamientos de los políticos en diversos espacios en los que se mueven quienes quieren -una vez más- estar en la palestra política ecuatoriana.


Sin contar con aquellas personas que se autodefinen como políticos y siempre están de candidatos, sin importar el partido o el movimiento; sin importar si están en el centro, en la izquierda o en la derecha.


Pues bien, prácticamente la campaña política ‘no oficial’ o ‘no autorizada’ se ha iniciado en el Ecuador, así lo demuestran los movimientos de los aspirantes a candidatos a las diversas dignidades, tanto del ejecutivo como del legislativo.


Se puede apreciar en el comportamiento de determinados ciudadanos, que están en busca de alguna candidatura, que lo que ellos quieren es estar en la palestra, que se hable de ellos “aunque se hable mal, pero que se hable”, según decía un viejo político de nuestra historia.


Otro de los comportamientos que nos aseguran que estamos entrando de lleno a una campaña electoral es lo que sucede al interior de movimientos y partidos; de la noche a la mañana aparecen determinados dirigentes que no están de acuerdo con las acciones tomadas por los más altos directivos.


De la noche a la mañana aparecen discrepancias imposibles de superar y por lo tanto esas personas ‘inocentemente’ están pensando en desafiliarse o separarse del partido o movimiento, en el que han militado en los últimos meses.


Y es más, lo que hemos dicho se ratifica con lo que está pasando ahora mismo en la Asamblea Nacional; existen graves discrepancias, algunos asambleístas no cumplen con las disposiciones de la dirigencia para votar en determinada comisión sobre algún tema de actualidad, incluido un juicio político.


Entonces, ‘inocentemente’ aparecen discrepancias que obligan a estos ‘angelitos’ a desafiliarse o separarse de su agrupación política, para luego cobijarse en otra organización que le brinda especiales consideraciones y oportunidades de ser candidato.


Es más, podemos asegurar que estamos calentando los motores de la campaña electoral, cuando vemos un verdadero desfile de posibles candidatos a la primera magistratura y a la Asamblea Nacional, por cuanto llegan para inaugurar la sede de esa organización, para hacer contactos o hablar con determinados ciudadanos.


En las últimas semanas han visitado nuestra ciudad cinco posibles candidatos a la presidencia de la República, quienes hacen contactos, inauguran sedes, conversan con determinados líderes y hacen propuestas.


Definitivamente se han encendido los motores de la campaña electoral, que al final determinará quien será el nuevo presidente de los ecuatorianos, por candidatos no va a faltar, se vienen algunas decisiones y muchas novedades, es de esperar y nada más.(O)