Contagiados

Es verdad. En muchos  sectores de la comunidad en el país, a los ecuatorianos contagiados se les mira por sobre el hombro, “se les mira de lejitos”, pues para esa gente una situación de  esta naturaleza es como algo peligroso para el resto.

   %

En la misma familia han pasado casos en los cuales se enteran de un contagiado y comienzan a hacerse a un ladito, a alejarse, a dejarlo prácticamente solo, si logran internarlo en una casa de salud qué mejor y con ello se evitan muchos problemas.

   %

La pandemia que estamos viviendo nos ha golpeado de tal manera que es verdad que  en unos  sectores la solidaridad está presente, en otros  sectores los contagiados como que  están demás y hay que alejarlos para que no causen mayores problemas al resto de la familia.

  %

Todos, absolutamente todos, debemos entender que en ningún momento, en ningún instante estuvimos preparados para enfrentar este gran mal, esta pandemia que se desarrolló  tan rápidamente e invadió a todo el planeta.

   %

Debemos entender que ante esta realidad una persona contagiada es un ser humano que está luchando por su vida, por algo que no fue provocado, por algo que le llegó, muchas veces sin saber por qué,  o en dónde se contagió; son seres humanos buscando solidaridad y atención.

   %

Todos estamos  propensos a ser contagiados, nadie está libre del coronavirus, lo que hay que hacer es ser solidario y cumplir a cabalidad  disposiciones tan sencillas como lavarse las manos frecuentemente,  usar mascarilla y cumplir con el distanciamiento social.

   %

Sin embargo, no alcanzamos a entender que hay personas, hay familias a las que no les importa lo que les puede pasar y organizan grandes fiestas, es increíble, pero esa es la realidad. Apenas una ciudad pasó a color amarillo, salieron inmediatamente a la playa a disfrutar del mar, el sol  y del contagio.

   %

La mayoría de ecuatorianos no podemos entender que existan personas que prácticamente agreden a la Policía, que lo único que hace es solicitar que cumplan con la Ley y las normas establecidas, que no se reúnan sin mascarillas, a beber y a hacer escándalo.

   %

Mientras tanto, quienes estamos pisando en la tierra debemos -en lo posible- ser más solidarios, ayudar a las personas que podamos, siempre guardando los protocolos establecidos, estar siempre pendientes de nuestros familiares, amigos, vecinos y conocidos.

   %

Las cosas han cambiado tanto en el mundo que los habitantes de este planeta ya no seremos los mismos cuando pase esta pandemia, ojalá hayamos entendido que todos somos iguales ante una situación de esta naturaleza y que lo material es importante, pero no es el objetivo final.

   %

Ante  esta realidad debemos respaldar a los emprendedores, que en base a sus conocimientos, inquietudes e ideas están tratando de superar sus problemas de trabajo, de recuperar algunos recursos para poder sobrevivir; están haciendo un gran esfuerzo y merecen nuestro respaldo y reconocimiento.

   % Las cosas han cambiado tanto; sin embargo hay que dejar a un lado los temores y mirar a un hermano ecuatoriano contagiado como un ser humano que está luchando por la vida y que esta situación nadie se la buscó, nos llegó porque así le tocó a nuestro planeta y a todos quienes aquí vivimos. Se necesita solidaridad y unidad para salir más fuertes y dispuestos.(O)