Transparencia

Lo que menos ha sucedido en los últimos 14 años de gobierno en el Ecuador, es transparencia para los actos administrativos, políticos, sociales, judiciales y económicos; cuando los medios de comunicación han solicitado información se manifestaba que determinado trámite es reservado.

   %

La prensa -generalmente- no tuvo acceso a los procesos de compra, a los procesos de contratos, a los procesos políticos por los cuales se realizaban determinadas actividades; es decir, la población estaba fuera de toda información del régimen en general. 

   %

En determinados temas judiciales, cuando de la noche a la mañana eran enjuiciados periodistas, dirigentes sindicales o políticos, se decía que no se podía dar mayor información porque el trámite era reservado y había que esperar los resultados.

   %

Peor aún en los grandes contratos para la ejecución de obras, para evitar cualquier ‘inconveniente’ se emitía un decreto y se declaraba en emergencia determinado sector y de esta manera se quitaban las piedras del camino y todo era reservado; la transparencia estaba muy lejos.

   %

Esa era la verdad; en la mayoría de los casos se impedía -haciendo referencia a determinada norma- que se realicen investigaciones periodísticas para informar lo que estaba pasando a la población; poco o nada se conocía, solo lo que señalaba el presidente en las famosas ‘sabatinas’.

   %

Pero nada dura para toda la vida y las cosas han ido cambiado; en el gobierno de Lenín Moreno ya hubo alguna apertura para ciertos casos, para ciertas contrataciones, sin embargo no se pudo desarmar una cadena de funcionarios que siempre preferían la reserva.

   %

En la  actualidad, con el gobierno del presidente Guillermo Lasso, parece que las  cosas están cambiando, que las contrataciones se realizarán a la luz pública, que no serán reservados, inclusive el primer mandatario firmó un decreto en el que se mencionan algunos asuntos éticos.

   %

En los últimos días se conocieron los gastos que se hicieron en los eventos del cambio de mando del presidente Lenín Moreno y Guillermo Lasso, donde se habla de que se gastó 10 veces menos que  en el régimen y los cambios de mando del presidente Correa, prófugo en Bélgica.

   %

Lo que ha habido, se dice desde el régimen, es austeridad y contratos públicos sin reserva, para los referidos actos se han destinado 125 000 dólares, recursos suficientes para tratar como se merecen a los invitados a la transmisión de mando que se cumplió el pasado 24 de Mayo.

   %

Sin embargo, cabe mencionar que en la posesión del presidente Guillermo Laso, hubo menos invitados que en ocasiones anteriores, todo por la pandemia del coronavirus, hubo menos presidentes y menos delegaciones de gobiernos amigos.

   %

De todas maneras se habla de que para la posesión del presidente Correa se destinaba 1 500 000 dólares, una cantidad muy alta. Ante esta realidad ahora se menciona que el código de ética establece que “los contratos públicos no pueden estar bajo el velo de la reserva, los ciudadanos tienen derecho a estar informados”.

   %

Los gastos realizados en la posesión del presidente Lasso vienen a convertirse en un ejemplo de lo que todos los ecuatorianos deben hacer; esperamos que se imponga un verdadero sentido de austeridad y que los contratos para estos y otros gastos sean públicos a fin de cumplir con ética.(O)