Uno de los días más importantes en el calendario cívico, social, sindical, laboral, económico, productivo, educativo, sin duda en el Primero de Mayo, fecha especial marcada en el calendario universal como un reconocimiento a la fuerza laboral que mueve al mundo.

   %

En momentos tan graves que viven los seres humanos en la mayoría de países, llega este día especial para significar -una vez más- la importancia del trabajo y su aporte a las más grandes causas de la humanidad en instancias tan complejas como las  actuales.

   %

Mucho se habla del Día del Trabajo, mucho se ha hablado sobre los trabajadores, sin embargo desde la posición filosófica se entiende que no hay labor más extraordinaria que el trabajo en todos sus niveles y en todos sus aspectos.

   %

 Esta acción y esta fuerza, que no está ligada únicamente a sus verdaderos derechos, sino al aporte de la comunidad en general; al aporte de los más diversos  sectores, sea en el campo laboral propiamente dicho, como en el trabajo intelectual, en el trabajo manual y de diversos aspectos más.

   %

Entonces, es importante comprender que el ser humano -desde su propio campo de acción- aporta en más o en menos a la producción de los pueblos y las naciones, como factor extraordinario de desprendimiento y ejemplo para los demás.

   %

Todos trabajamos. El trabajo enaltece al ser humano, el trabajo engrandece a los hombres y mujeres que ponen en práctica toda su capacidad, todas sus habilidades y destrezas para concretar proyectos que aportan definitivamente al desarrollo.

   %

No solamente trabajan los profesionales, quienes han logrado una formación académica superior; trabajan también los hombres y mujeres que lejos de los espacios académicos desarrollan actividades productivas que benefician a la comunidad

   %

Todos los seres humanos van humedeciendo su frente, endureciendo las manos, esforzándose al máximo, entregándose por largas horas, agotando las mentes, porque uno de los placeres más sanos y más puros es el trabajo

   %

El trabajo ennoblece y redime; cuando se desarrolla con energía y pureza, el dolor más profundo sonríe dando más fuerza y vida a la fatiga; el trabajo que se ejecuta con decisión y entrega total no cansa, satisface los grandes sentimientos

El trabajador consciente de sus deberes forja el porvenir del país; en la serranía, en el páramo, en el trópico, en la fábrica, en el taller, en la pequeña empresa, en la oficina, va dejando su sangre de esfuerzo para orgullo propio, de su familia y de la humanidad.

   %

En estos momentos duros, críticos y llenos de angustia y desesperación, no se puede dejar de lado al trabajador, pues el médico, la enfermera, el laboratorista, el policía, el investigador, el soldado, los líderes, las  autoridades, están trabajando para superar esta pandemia y se convierten en los trabajadores del momento con orgullo y decisión.

   %

Saludamos al trabajador en este día mundial; saludamos a todos esos seres anónimos que trabajan de sol a sol, sin dejar su nombre en la placa, dejando su esfuerzo en el corazón en el profundo de sus hermanos para superar esta crisis y encontrarnos de nuevo, darnos la mano y seguir en el trabajo fecundo.(O)