Una de las actividades para el ser humano y para el país en general es -sin duda- el deporte, que a los ecuatorianos nos ha brindado muchas y grandes emociones, aunque en algunas ocasiones han sido preocupantes decepciones.


La actividad deportiva debe ser parte de una política de estado, debe ser parte de la formación de niños y adolescentes, es una actividad que mantiene el cuerpo y el alma; es una actividad que además hace amigos y disciplina a las personas.


En los últimos años hemos podido establecer que el deporte ha dado grandes satisfacciones al país en general. No debemos descuidar -sin embargo- que para la mayoría de ecuatorianos parecería que el único deporte es el fútbol.


Esa disciplina, el fútbol, durante décadas no le dio ninguna satisfacción al Ecuador, pero luego vinieron algunos momentos que han quedado marcados en la historia, como la clasificación a un mundial de fútbol y posteriormente a dos citas más del mundo futbolístico.


Esa gran satisfacción se une a la que sintieron los ecuatorianos cuando ‘Pancho’ Segura alcanzó un campeonato mundial de tenis, el deporte blanco reservado para determinada élite y que sin embargo Segura ingresó a ese círculo por sus capacidad y cualidades.


Han pasado los años y a pesar de la deficitaria ayuda del Estado y de los gobiernos de turno muchos deportistas nacionales se han proyectado a nivel internacional y mundial, alcanzando triunfos que muchas veces no estaban en los planes de trabajo y de preparación.


En el campo del deporte amateur y especialmente en el atletismo figuras internacionales llegaron a conquistar el podio a pesar de competir con zapatos viejos y rotos, porque no tenían el apoyo del gobierno de turno.


Deportistas que logran grandes triunfos y que nunca fueron tomados en cuenta para incluirlos en el círculo de atletas de élite y de trabajo especial. Es decir, no existe en nuestro país una verdadera planificación y preparación de alto nivel a nuestros deportistas.


Sin descuidar estos y otros aspectos en el Ecuador, ayer uno de septiembre se recordó el Día del Deporte Barrial, considerando que es desde el barrio, desde la escuela que nacen y se hacen los grandes deportistas.


En el año 2000 la Federación Nacional de Ligas Barriales del Ecuador instituyó el uno de septiembre de todos los años como el Día del Deporte Barrial, para que todas las ligas barriales de las provincias realicen actividades en las diferentes manifestaciones deportivas.


Especialmente para volver a la práctica de los juegos tradicionales de cada región y efectuar una actividad física diaria por lo menos durante 30 minutos, lo que favorecerá al cuerpo y especialmente la salud de las personas.


Actualmente existe una mejor organización barrial a nivel cantonal, provincial y nacional y frecuentemente se realizan campeonatos en diversas disciplinas, de los que han salido grandes figuras de nuestro deporte nacional e internacional.(O)