Necesariamente debemos seguir con los acontecimientos, con los hechos, el drama y la crisis que vivimos en nuestra ciudad, en el Ecuador y en  el planeta en general, ante un hecho del  que nunca nos imaginamos íbamos a ser testigos y actores de primer nivel.

   %

En este marco se conocen de acciones increíbles, de comportamientos inimitables de seres humanos que en las acciones demuestran su solidaridad con los demás; y también vivimos, como testigos, de acciones negativas de gente que no sabe lo que es acatar las disposiciones.

  %

Además, mucha gente ha expresado sus criterios respecto del régimen del presidente Moreno, unos a favor y otros en contra, las críticas no se han hecho esperar, pues mucha gente cree que  el comportamiento del régimen no ha sido el adecuado.

  %

En medio de las críticas, mucha gente ha enfilado sus comentarios a la Asamblea Nacional del Ecuador, organismo del Estado que actualmente deberá tener uno de los más bajos niveles de aceptación en la población que se siente defraudada.

   %

Y es que la Asamblea y los asambleístas han dado motivo desde hace tiempo, de hace meses, cuando nadie se esperaba esta pandemia y esta crisis; las resoluciones de los asambleístas han sido equivocadas, para decir algo muy suave.

   %

Hace varios meses, como lo decíamos,  la gran mayoría de asambleístas -especialmente los correístas y los de AP- votó en contra de la incautación de los bienes, cuando se trata de acciones de corrupción que afectan  al patrimonio de los ecuatorianos.

   %

Esa resolución dejó mal parada a  la Asamblea, sus directivos y sus miembros se llenaban la boca de trabajar para el pueblo y a la hora de la verdad no dieron paso a una resolución que era esperada por la gran mayoría de los ecuatorianos.

   %

En plena crisis del coronavirus, de la pandemia mundial, el titular de la Asamblea y la gran mayoría de sus integrantes se mostraron contrarios a rebajar sus sueldos al 50%  como parte de las disposiciones del régimen para enfrentar esta grave crisis de la emergencia sanitaria.

   %

Este comportamiento desató las más diversas críticas a sus miembros, se ha dicho de todo y se señala que cada legislador le cuesta al país casi 15 000 dólares mensuales, cuando hablamos de residencia, de asesores y otros rubros.

   %

En estas circunstancias, se complicó aún  más la imagen de la Asamblea cuando se determinó que más de  23 asambleístas no llegaron para participar en una de las sesiones por video conferencia, es decir que esos asambleístas se atrasaron de llegar -en su propia casa- al sitio donde tienen instalado su computador, un asunto criticable a todas luces.

   %

En ese caso se encuentra por lo menos uno de los asambleístas de nuestra provincia; asunto criticable, pues se ha manifestado que nuestros representantes no han respondido ante las necesidades de la crisis y de otros asuntos durante su desempeño, parece que se han escondido.

   %

Así las cosas, se habla de eliminar esta Asamblea, que los asambleístas se vayan a sus casas y que la Asamblea además tenga un número menor de integrantes, que en cada provincia se rebaje el número de asambleístas que tanta plata le cuestan al pueblo ecuatoriano.(O)