Atención

Los ecuatorianos -y especialmente los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social-  hemos venido sufriendo desde años la indolencia de las  autoridades de esa institución llamada a ser solidaria y a  atender a sus afiliados como se merecen.

   %

Los sociólogos, los antropólogos y demás estudiosos de los temas sociales no encuentran una verdadera razón para que los afiliados sigan soportando, desde hace años, la mala atención de esa institución que vive por los aportes de sus afiliados, a quienes se les trata peor que a nadie.

   %

No se entiende cómo es posible que  esta institución -que debe ser ejemplo de atención a todos sus afiliados, en todas las áreas- se convierta en una institución carente de lo más indispensable para entregar una atención de ‘calidad y calidez’, como dicen en sus mensajes.

   %

Los ecuatorianos y los afiliados siguen soportando la mala atención en las áreas de la medicina, de las prestaciones, de jubilaciones y demás; es un asunto que soportan los afiliados con la esperanza de que pueda mejorar, situación que está lejos de producirse.

   %

Un afiliado -con todo el derecho- llega al hospital del IESS y los primeros problemas son para conseguir una cama, luego viene un vía crucis, estos exámenes no los podemos hacer, por  lo tanto debe hacerse afuera, en algún laboratorio privado.

   %

Hay que realizarle una ecografía al paciente, pero lamentablemente en este momento no se puede realizar porque el médico ya no está en  el hospital y hay que esperar hasta el lunes o llevar al paciente a una clínica privada para que se pueda cumplir con esta disposición.

   %

Hay que realizar una tomografia del cráneo, un examen abdominal, hay que realizarlo afuera. Todos estos exámenes -que hay que hacerlos afuera en clínicas privadas o laboratorios particulares- tienen costos altos, los que deben pagar los afiliados y sus familiares.

   %

Y los aportes que mensualmente entregan los afiliados, para qué sirven?; pues para festinarlos, como lo han hecho desde hace más de una década o para satisfacer las exigencias de determinados grupos de presión al interior de esa institución.

   %

El vicepresidente Alfredo Borrero  visitó el hospital del IESS de Latacunga hace  un mes y encontró una serie de novedades, una situación deplorable; entonces ofreció realizar las famosas ‘mesas de trabajo’ con todas las autoridades  involucradas para mejorar el servicio.

   %

Pasan los días y las semanas y no aparecen por ningún lado esas famosas mesas de trabajo; nada ha cambiado, las cosas siguen igual o peor, no se puede entender cómo se puede administrar esa institución de esa manera y el sistema de salud en general.

   %

En medio de esta triste situación, no hay que desconocer, resaltar y destacar las acciones positivas del personal de la Cruz Roja; el personal del IESS, médicos, enfermeras, auxiliares, personal de servicio; grupo humano que hace lo posible para ayudar a un paciente.

   %

Al final son limitados en su tarea, al ser también victimas del despilfarro  y el festín del seguro social; hasta cuándo seguiremos esperando las famosas ‘mesas técnicas’? Este relato tiene que ver con la presencia de un adulto mayor que no ha recibido la atención debida, la atención con calidad y calidez. Hasta cuándo seguiremos esperando? (O)