Diálogo

Frente a la grave crisis que vive el Ecuador a causa del paro de actividades decretado hace 10 días por la Conaie, se hace necesario un proceso de diálogo entre las partes en conflicto, mientras los habitantes del país estamos llegando a la desesperación.

   %

Ante los problemas, ante las exigencias y ante los actos vandálicos que se han presentado, lo que la gran mayoría espera son acciones concretas por parte de quienes están obligados a mantener la paz y la tranquilidad del país en general.

   %

No es posible que una gran minoría, por justas que sean sus demandas, como lo son, se encuentre por sobre una gran mayoría que lo único que quiere es vivir en paz y salir de la gran depresión por la pandemia del Covid-19.

   %

Es verdad y nadie lo puede negar, que todos los sectores de nuestra sociedad tienen derecho de reclamar sus necesidades, de ser tomados en cuenta para solucionar sus problemas ancestrales, todos tenemos derechos.

   %

Así como todos los sectores tenemos derechos, debemos exigir una convivencia pacífica, con seguridad y con tranquilidad, esos derechos no pueden ser conculcados por una gran minoría.

   %

Pasan los días y las cosas se complican, el pueblo en general está sintiendo los estragos de este paro, de esta movilización; parecería que el estado no nos puede garantizar la paz y la tranquilidad, tampoco los servicios básicos.

   %

Poco a poco van escaseando los alimentos, las familias no tienen gas, no tienen agua embotellada, no hay gasolina; la preparación de los alimentos se torna un grave problema que no puede ser solucionado en los hogares.

   %

Los alimentos van escaseando, la situación se complica cada día, no se pueden conseguir medicinas, miles de niños se encuentran en situación de riesgo en hospitales y clínicas, miles de enfermos no reciben atención.

   %

La situación no es fácil. Los sectores indígenas tienen todo el derecho de reclamar, pero no tienen el derecho de negarle la salud y la medicina a los seres más indefensos que son los niños en general.

   %

Ante esta realidad, lo que la gran mayoría de ecuatorianos espera es un diálogo entre las partes en conflicto que no son más que los dirigentes de la Conaie y el régimen, conjuntamente con sus asesores y ministros.

   %

El diálogo, todos lo conocemos, no es otra cosa que una conversación entre dos o más personas que expresan sus ideas y comentarios de forma alternativa. Así debe desarrollarse un diálogo civilizado.

   %

También podemos decir que un diálogo es una discusión sobre un asunto o sobre un problema con la intención de llegar a un acuerdo o de encontrar una solución. El país exige diálogo, exige atención inmediata para evitar males mayores, para evitar el caos y la anarquía de quienes como ratas están escondidos esperando el desenlace. (O)