SOS

El Día Internacional de las Aldeas de Niños S.O.S se declaró en homenaje al natalicio de Hernán Gmeiner, fundador de la Aldea Infantil SOS, nacido en Imste, pequeña ciudad de Australia, el 23 de junio de 1949, durante la postguerra.

   %

Los propósitos fueron de humanidad compartida para aliviar a niños, huérfanos y abandonados, a través de cuatro principios: la madre SOS con vocación de amar, cuidar y formar siendo fuente de autoestima, apoyo diario y paciencia.

   %

Los hermanos son niños y adolescentes que no tuvieron familia y se adaptaron a la nueva familia; la casa, donde viven los niños sintiéndose estables y seguros; la aldea es el cuarto principio residencial, ahí surge la vida solidaria, el amor, la seguridad para buscar nuevos horizontes.

   %

Las aldeas SOS actualmente funcionan en 131 países en los que se encuentran a seres humanos extraordinarios dispuestos a “invertir” su tiempo para ayudar a esta organización que busca siempre mejorar la calidad de vida de millones de niños.

   %

Los principios, las estructuras y la administración de las Aldeas de Niños SOS, merecen reconocimiento por la obra especial tendiente a mejorar las condiciones de vida de los niños huérfanos y abandonados en todos los países del mundo.

   %

La institución les procura alimentación, vestido, vivienda, educación, y esparcimiento; pero a la vez, encauzamiento de proyecciones para asegurar el futuro. Los resultados efectivos, la labor diaria y los cambios que experimentan, ayudan a las comunidades.

   %

Por estos antecedentes, es obra de proyección y trascendencia. El esfuerzo es actividad abnegada y patriótica, es consagración ejemplar, tanto de los directivos como del aporte público y privado.

   %

Esfuerzos de ciencia, técnica y experiencias, representan humanismo nuevo que imprime auténtico sello de atención a quienes no lograron entender lo que es una familia y lograron integrarse a “comunidades” llenas de amor y humanismo.

   %

Toda atención que se efectúe por el bienestar del niño en el mundo merece destacárselo porque constituye proyección y luz para el hogar y la sociedad; para entregar personas formadas en valores tan necesarios en este tiempo.

   %

Su actividad corporal y síquica, su imaginación, inteligencia y sentimientos son energías de amor desinteresado y benefician a la comunidad, que debe sentir la presencia de seres humanos con altos valores de entrega y dedicación.

   %

Las aldeas ecuatorianas se crearon hace 59 años y ofrecen atención a más de mil niños huérfanos y abandonados con la ayuda de la madre SOS, una casa y una familia que forman la personalidad con dedicación y cariño.

   %

En nuestro país la primera aldea se creó en Quito en 1963, después funcionó en Cuenca en 1972, en Esmeraldas en 1978; en Ibarra en 1979 y en Portoviejo en 2001, las que funcionan con modelos pedagógicos de gran acogida. (O)