Peligro

El paro de actividades decretado por la Conaie, que lo denominaron manifestaciones pacíficas, nos deja una amarga experiencia para todo el país, para todos los sectores y para todos quienes tienen que ver con la administración nacional.

   %

La medida de hecho, convertida en vandalismo, en el pleno irrespeto a la propiedad pública y privada, convertida en un caos y en una anarquía, no se puede llamar, bajo ningún punto de vista pacífica.

   %

Se han producido varias muertes en varias ciudades del país, en unos casos se culpa directamente a la Policía, en otros casos las investigaciones no están claras y en otros se señala que son fruto de las agresiones en las manifestaciones.

   %

Sea como sea, son vidas humanas en medio de una paralización pacífica, cómo sería si las manifestaciones se organizaban para que sean agresivas; Dios nos salve de esta situación en la que el país se desenvuelve.

   %

Los que entienden de la política como una ciencia para gobernar, deben hacernos entender que la vida en paz y tranquilidad y en pleno cumplimento de las disposiciones legales, nos permitiría, buscar el camino del progreso y desarrollo.

   %

Los que entienden de política, deben hacernos entender que mientras cumplamos la ley estamos aportando para una convivencia pacífica, que nos permita un verdadero adelanto y desarrollo en todos los campos.

   %

Los estudiosos que saben de política deben hacernos entender cada vez mejor que en realidad, a través de la historia, sabemos cómo fueron tratados los indígenas en el tiempo de la colonia, hace más de 200 años.

   %

Todos estos temas debemos analizar ahora que vivimos momentos de zozobra, miedo y angustia; un país democrático no puede vivir en ese estado, mientras una minoría quiere imponer sus caprichos a la fuerza y causar la anarquía.

   %

Reiteramos, una vez más, todos los sectores de la sociedad tienen el pleno de derecho de manifestarse y reclamar, así lo respalda la Constitución, la que en ninguna parte señala que esas manifestaciones deben ser violentas y agresivas.

   %

Todos estamos llamados a cumplir con las normas establecidas, desde el hogar, en los centros educativos, en la administración pública y privada, en todos los ámbitos; violar esas normas es iniciar un proceso de desestabilización que nadie quiere.

   %

Parece que hay algunos sectores en los que no se en tiende lo que es el diálogo, es una manifestación del ser humano por el que dos o más personas pueden conversar sobre diversos temas y sacar conclusiones positivas, en base a acuerdos.

  %

Una gran mayoría de ecuatorianos señalaba, hasta cuándo vamos a esperar para que las fuerzas en conflicto se calmen, porque en la mitad esta el verdadero pueblo, están las bases, están los que más sufren, los que menos tienen, a ellos hay que procurar ayuda en medio de entendimiento, buena voluntad y diálogo. (O)