Estamos cerca de un proceso electoral, no hay duda, algunas hechos y acontecimientos así lo demuestran y en nuestro medio no es la excepción, ciudadanos y ciudadanas que demuestran que las elecciones están a la vuelta de la esquina.

Lo dijimos hace varios días, cuando comienzan las desafiliaciones de un partido o movimiento o cuando comienzan los cambios de partido o movimiento es señal de que estamos cerca de un proceso electoral.

Y así sucede, aunque los involucrados digan que lo hacen para servir al pueblo, aunque digan que no están de acuerdo con la forma de conducir la organización política, aunque digan que no se han cumplido los principios de esa agrupación.

Todo tiene que ver con el interés personal de ser considerado para determinada candidatura, entonces hay que justificar de alguna manera la ubicación en un nuevo movimiento o partido, sin importar los antecedentes.

Es más, ahora aparece algún ciudadano a los años, luego de haber tenido algunos problemas con organismos de control y se hace presente para anunciar alguna candidatura, o para ponerse a las órdenes; a eso llega ahora la política.

Por ahí otro ciudadano que en algún momento cumplió alguna función de dignatario en la Municipalidad de Latacunga se presenta a los medios de comunicación para decir que no le tomen en cuenta. Antes las cosas no eran así.

Estos hechos y acontecimientos ratifican lo que hemos dicho, estamos cerca de un proceso electoral. Los que hasta hace pocos meses aparecían como los directivos de un movimiento de estructura nacional, ahora están de candidatos en otros movimientos, de estos conocemos varios casos y son demócratas convencidos.

Entonces queda claro que ahora la política es el arte de acomodarse y qué mejor que para ello se presenten procesos electorales y decir a los electores ya no estoy en ese partido o movimiento, ahora estoy por acá en otra organización.

De eso y mucho más se preocupan los aspirantes a candidatos y los candidatos que se han presentado a la opinión pública sin saber en qué partido serán candidatos, a esas instancias hemos llegado cuando la política valora los antivalores y no valora los verdaderos valores.

Lo que no conocemos o nos hacen conocer a los electores de a pie son los planes y proyectos que tienen preparados en caso de llegar a una dignidad seccional, parroquial, cantonal o provincial, eso parece que se guardan para otros momentos.

No sabemos cómo vamos a lograr el verdadero desarrollo de esta ciudad que se ha estancando desde hace varios años y no hemos logrado la superación que todos esperábamos en determinados momentos.

Lo que no sabemos tampoco es por qué razón será que los mismos de siempre siguen de candidatos, inclusive quienes ya tuvieron su oportunidad y no supieron demostrar su capacidad de servicio a la ciudad y sus habitantes. Estamos, entonces, cerca de un proceso electoral.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =