Preocupación

En la comunidad en general y particularmente en el sector educativo existe gran preocupación por diversas manifestaciones de violencia que se presentan en los centros educativos en general.


La violencia es una manifestación que poco a poco se viene apoderando de los más diversos sectores involucrados en el proceso educativo y que repercuten en la comunidad en general que mira con preocupación estos actos.


En un asunto de gran preocupación conocer que los niños y adolescentes que asisten a los centros educativos para su formación integral, para ser hombres y mujeres de bien, para servir a la comunidad cuando alcancen una profesión, se involucren en violencia.


El sistema educativo, queda claro, no es solamente los centros educativos y los maestros, son además los padres de familia y la comunidad; consecuentemente lo que sucede en la comunidad se refleja en la familia y en la educación.


Los hechos de violencia en los centros educativos han crecido en los últimos años que muchos maestros se atreven a decir que los valores se han ido perdiendo y ganan terreno los antivalores que se instalan en diversos sectores.


La situación de violencia en la educación es un tema de profundo análisis por parte de los profesionales que se dedican a estudiar los diferentes fenómenos que comprenden la educación en general, en la que está involucrada la misma comunidad.


Uno de los hechos terroríficos de la educación en nuestro país fue el aberrante caso de violencia sexual a todos los niños de un curso en un colegio de Quito; un maestro violó a todos sus alumnos; ele echo se conoció posteriormente.


Y se conoció cuando uno de los niños denunció este grave caso; sin embargo, las autoridades del plantel antes de sancionar al violador se preocuparon de guardad el “prestigio” del establecimiento educativo, con cierto silencio cómplice.


En nuestro medio se han denunciado algunos casos de violencia, han existido denuncias de violaciones, más de un profesor a sido condenado por sus negativas acciones que dejaron huella imborrable en sus alumnos.


La situación se agrava cuando se conoce que un grupo de niños han perseguido, han insultado y han agredido a uno de sus compañeros de tal manera que tuvo que ser internado; este caso está en investigación.


Al respecto existen varios pronunciamientos, desde el hecho de que se haga justicia, hasta señalar que los trámites son demorados y enredados, las investigaciones sobre investigaciones, informes sobre informes.


Mientras que el niño afectado y su familia viven momentos desesperantes, muchos veces insultados y agredidos verbalmente; mientras la investigación avanza a paso de tortuga; hay que estar vigilantes sobre este y otros casos. (O)