Cumplir

La crisis por la pandemia no da tregua en  la gran mayoría de los países de nuestro planeta, esa situación también se refleja en nuestro país, en el que hay serios inconvenientes por la falta de comportamiento adecuado de las personas en esta época de Navidad.

   %

La situación no es distinta en nuestra ciudad y en la mayoría de cantones de nuestra provincia. En realidad existen problemas y los llamados a la cordura como que no rinden los efectos deseados, mientras existan personas que no saben cumplir con las disposiciones, no son disciplinados.

   %

Ese comportamiento, como que “a mí no me pasa nada, yo soy fuerte y no me contagio”, es el que está pasando factura a la comunidad en general. Mientras los casos de contagiados se incrementan, como se incrementan los casos que llegan a terapia intensiva.

   %

El Comité de Operaciones de Emergencia, tanto a nivel nacional como provincial, ha tomado una serie de medidas para precautelar -en lo posible- la salud de la mayoría de la población; medidas que deben ser acatadas por todos; lamentablemente la realidad no es así.

   %

Podemos ver todos los días un significativo número de personas en las calles, en las plazas, en los mercados, en los locales comerciales, en todos los  sectores, mientras que los informales se incrementan todos los días, en especial en estas fechas.

   %

Esa es la realidad, aunque muchos quieran ocultarla. No se puede tapar el sol con un dedo. Nuestra realidad es preocupante, el comportamiento de un significativo número de personas es alarmante; debemos insistir en cumplir las disposiciones.

   %

Qué lamentable es descubrir y observar permanentemente que hay personas que para nada saben cumplir las disposiciones, no les interesa correr el riesgo de contagiarse y hacen lo que está prohibido y ejecutan lo que no se puede hacer.

   %

Lamentablemente, hay que decirlo, ese comportamiento es parte de la educación; si la población no está debidamente educada, no sabe cumplir las disposiciones superiores, estamos en grave riesgo, pagando justos por pecadores.

   %

Y para lograr un cambio de comportamiento, para llegar hasta el momento que la gente cumpla a cabalidad las disposiciones, deberá pasar mucho tiempo, años. La pandemia pasará y el comportamiento de las personas seguirá igual, no existe la conciencia necesaria.

   %

Ante esta realidad no nos queda más que seguir insistiendo en el uso de las mascarillas, lavarse las manos frecuentemente y mantener el distanciamiento social, evitar las  concentraciones y en los locales comerciales permanecer el tiempo indispensable.

   %

Insistamos para que los latacungueños y todos quienes aquí viven mantengamos un comportamiento adecuado ante la realidad que vivimos. Tomemos conciencia de que el mejor regalo para estas fiestas es la salud y el bienestar de la familia.

   %

La celebración con la reunión de toda la familia podrá esperar hasta una nueva oportunidad. Ahora más que nunca hay que evitar un rebrote; entonces, comportémonos como nos piden las  autoridades y sigamos esperando, que a lo lejos ya aparece una pequeña luz al final del túnel.(O)