En estos momentos de preocupación, angustia y desesperación, lo que más se necesita es tranquilidad y por sobre todo solidaridad con los nuestros y con los demás, que nuestras acciones no afecten a las demás personas y podamos juntos superar esta verdadera tragedia que estamos viviendo.

   %

En cada uno de los hogares de nuestra ciudad, de nuestro país y de los demás países del mundo, no es fácil soportar una cuarentena en la que se deben poner en práctica una serie de acciones y actividades para ‘hacer llevadero este encierro’.

   %

Los padres y las personas mayores buscando nuevas alternativas para distraer a los pequeños con los más diversos juegos; rescatando del baúl de los recuerdos algunas actividades y juegos que se jugaban hace décadas, llenos de iniciativa y creatividad.

   %

Mientras que los padres más jóvenes buscando en las redes sociales, en Internet y en la computadora alternativas de distracción, juegos y nuevos conocimientos, todo es válido en estos momentos, lo único que hay que pedir es que no se llegue a las exageraciones.

   %

Es importante y necesario el diálogo, la conversación entre todos los miembros de la familia, son los espacios de tiempo más importantes para conversar con los hijos y los nietos, hacerles saber de lo que se hacía ‘en nuestro tiempo’, los juegos, las  actividades, los deportes y otras actividades en la calle.

   %

Todos tenemos algo que contar -bueno, malo, especial, espectacular, increíble-, de todo tenemos  como experiencia de nuestro paso por esta vida que nos ha dado la oportunidad de vivir en una época de grandes cambios y transformaciones.

   %

La conversación puede girar en torno a las  actividades que se realizaban en la escuela, el comportamiento con los compañeros, cómo eran los profesores de esa época, la mayoría con una especial vocación parta formar a los niños que se hicieron hombres y mujeres de bien.

   %

Los deberes, las tareas, los juegos en los recreos, los cuentos, los ‘motes’ o los sobrenombres que poníamos a los compañeros y profesores; los castigos de los maestros, cuando aún se creía que ‘la letra con sangre entra’, entonces venían los castigos físicos.

   %

Y no nos ha pasado nada, no nos llevaban al psicólogo, al contrario, fuimos formados con el respeto y admiración a los mayores; fuimos formados con los más altos valores que no solamente nos enseñaban, sino que eran ejemplo de comportamiento y demostración de esos valores.

   %

Los más lindos momentos de la vida de los  seres humanos fueron en la escuela, luego podemos hablar del colegio, los amigos de la escuela están aún en nuestra memoria, en nuestro corazón, en la admiración, todos iguales, todos con anhelos y esperanzas.

   %

La relación de los maestros con los padres de familia, con las  autoridades educativas, era un conjunto de valores, era la demostración del respeto a los demás, era necesario compartir y valorar la actividad formadora que se realizaba a cada momento.

   %

‘Tiempos idos y no volvidos’, qué tiempos aquellos, en estos duros momentos, debe ser motivo de conversación, de diálogo con los miembros de la familia como parte de la terapia, de actividades que se deben cumplir para hacer ‘más llevadera esta cuarentena’, que estamos seguros será para bien de todos, sigamos adelante y quedémonos en casa.(O)