Un tema que se arrastra desde hace tiempo, que viene siendo un asunto de nunca acabar es el que tiene que ver a las pensiones de los ecuatorianos que se jubilaron y que esperan sus incentivos propuestos en las normas establecidas.

Al respecto, hace años, se hablaba de que fulanito se “acogió a los beneficios de la jubilación”; ahora no se dice eso, ahora el fulanito se jubiló, así a secas, nada más. Cómo han cambiado las cosas en referencia a estos y otros temas.

Bueno, dice un contertulio del parque, las cosas están más duras y difíciles que hace varios años. Las cosas han cambiado casi radicalmente y ahora el seguro está más enfermo que los propios jubilados.

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social debe ser una de las instituciones ecuatorianas que más dinero tiene, que más recursos maneja y que mayores problemas tiene por esta misma razón; es la verdad.

Se habla, desde hace varios años, que debería realizarse un profundo análisis de los recursos del IESS, debía realizarse un análisis financiero para saber cuál es la verdadera situación de este organismo que vive de sus aportantes.

Claro, es una institución que se ha manejado -durante casi toda su existencia- de manera política; entonces muchos metieron mano y se llevaron la plata de los afiliados, que ahora viven momentos de desesperación.

Llegó un momento en el que se mencionaba que no se sabe a ciencia cierta cuánto tiene el IESS, no se sabía cuántos recursos manejaba, no se habían cumplido las normas de control como debe ser. No se sabe de los estudios actuariales.

Ante esta realidad el IESS ha sido la ‘caja chica’ de muchos gobiernos que han visto en la entidad la tabla de salvación a sus graves problemas económicos, recursos utilizados –lamentablemente- para gasto corriente, incumpliendo sus obligaciones.

Mientras tanto la situación, especialmente de los jubilados, es angustiosa y desesperante, se habla de que en pocos años el IESS no tendrá recursos para pagar a los jubilados, peor aún para pagar el incentivo por la jubilación.

Recordemos entonces, que hace varios años -en el gobierno de la década desperdiciada- el gobierno alegre y prepotentemente dispuso que no se pague el 40 por ciento de las pensiones jubilares a los jubilados.

Ahora la situación es crítica; no hay recursos. Sin embargo, todos los meses más de un millón de ecuatorianos aportamos al IESS, organismo que no explica a sus afiliados lo que se hace o se deja de hacer con estos recursos.

Lo del IESS es un tema que debe ser analizado detenidamente, lejos de los asuntos del régimen de turno, lejos de situaciones político partidistas. Debe se analizado con seriedad y profundidad y no engañar a quienes han aportado toda su vida y se les quiere dejar en el aire; no es para nada humano.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 2 =