Cuando se trata de justificar la falta de atención, la falta de productos, la falta de recursos, la falta de construcción, la falta de equipamiento en una institución pública se ‘inventan’ cualquier cosa para no quedar mal ante la comunidad.


Esa es una de las razones por las que en muchos casos los representantes de diversas instituciones públicas no ofrecen declaraciones a los medios de comunicación y lo que es más, disponen que sus subalternos tampoco entreguen información.


De esta manera se evitan estar explicando el porqué de esto o de aquello, porqué no se ha cumplido determinada obra, porqué no existen insumos para determinada acción; no saben porqué no llegan los recursos y porqué se ha demorado alguna obra.


Esa es la verdad en nuestro medio y lo que es peor, hay instituciones que cuentan con recursos económicos para cumplir con todas las adquisiciones y ofrecer una óptima atención, sin embargo los trámites engorrosos lo impiden.


Es verdad, en instituciones del Estado o en organismos seccionales, es habitual la queja de los usuarios de que la atención no es de la mejor, que para realizar determinado trámite hay que cumplir una serie de requisitos.


En la mayoría de organismos seccionales se han propuesto realizar una reingeniería del sector administrativo a fin de lograr que la atención al cliente, al ciudadano sea de la mejor y se solucionen los inconvenientes.


Es un hecho que en muchos casos, no en todos, son los mandos medios los que entorpecen los trámites, además el exceso de burocracia hace que cuatro o cinco personas realicen una tarea que perfectamente puede hacerlo una persona; hay que justificar esa burocracia.


Respecto de las medicinas del hospital del IESS, se ha señalado que existe el necesario abastecimiento; claramente se puede observar que dice ‘Hospital general’, cuando se trata de justificar lo de las medicinas se habla de que es hospital básico y no cuenta con todos los medicamentos.


Sin embargo, cabe señalar que en septiembre de 2017 se informaba que el hospital había ascendido de básico a general, luego de que el Ministerio de Salud emitiera una certificación tras la instalación de la Unidad de Cuidados Intensivos y la implementación de varios cambios.


Ahora que hay problemas en el abastecimiento de medicinas, el director de esa casa de salud sale a decir que no hay más medicinas porque el hospital es de nivel básico y no cuenta con la dotación indispensable.


En qué quedamos, en septiembre de 2017 se dijo públicamente que nuestro hospital del IESS ascendió de básico a general, ahora para justificar la falta de medicamentos dice que es básico.


Lo que hay que hacer para justificar la falta de atención a los pacientes, que además -desde hace décadas- pagan mensualmente su aporte al IESS, es fácil expresar absurdas justificaciones, sin preocuparse de las necesidades de los pacientes.(O)