Alimentación

Uno de los temas que ha sido motivo de algunos comentarios y críticas de diversos  sectores de la comunidad es la alimentación de las personas privadas de su libertad, en los centros de rehabilitación social del país y particularmente en el centro regional ubicado “caprichosamente” por Correa en nuestra provincia.

   %

Se ha señalado en más de una ocasión que  en nuestra ciudad no se consume ni siquiera un pan para más de tres mil privados de su libertad, la alimentación para esas personas viene de otras ciudades a través de una empresa que  se ha convertido en un verdadero monopolio en el caso de ofrecer el servicio de alimentación en las cárceles públicas.

   %

En más de una ocasión se ha reclamado a las  autoridades sobre esta situación, pues recordarán que el centro de rehabilitación de Cotopaxi nos iba a traer “progreso y desarrollo”, según decía el expresidente, ahora prófugo de la justicia en Bélgica.

   %

Ese progreso y desarrollo nunca ha llegado. Uno de los ejemplos más claros es la alimentación de los privados de la libertad; en Latacunga no se consume un pan y  quienes ofrecen ese servicio es una empresa  que tiene contratos para casi todas las cárceles del Ecuador.

   %

La empresa Lafattoria ha manejado prácticamente como un monopolio el servicio de alimentación en las cárceles del Ecuador. Entre el 2012 y 2017 acumula 19 contratos con el Estado por  92 millones de dólares, según el Servicio de Contratación Pública (Sercop), seis de esos contratos actualmente están pendientes.

   %

En este tema el primer proceso para seleccionar a la empresa que brinde el servicio de alimentación se realizó en  enero de 2020, hasta marzo solamente una empresa realizó la  respectiva oferta, más adelante fue declarado desierto el concurso por irregularidades en la empresa interesada.

   %

Un nuevo proceso se convoca hace poco, el 4 de septiembre, para los privados de la libertad de 53 cárceles, los interesados deberán presentar sus ofertas hasta el 5 de octubre de 2020, el presupuesto referencial es  de 20,9 millones de dólares.

   %

Se estima, de acuerdo a los trámites que deben realizarse, que el contrato será adjudicado el 12 de octubre; curiosamente la mencionada empresa consta entre los concursantes, entre los 6749 proveedores invitados para este proceso, lo que llama la atención a todas luces, pues no ha cumplido adecuadamente.

   %

La empresa Lafattoria fue creada en Guayaquil en marzo de 2008, sus accionistas son la entidad Asesoría Empresarial Riasem y Richard Villagrán; su  administradora es Aracely Pincay. Los contratos que tienen adjudicados, nos hacen pensar en un verdadero monopolio.

   %

Lo que no se ha explicado en este caso es el hecho de haber adjudicado tantos contratos a la misma empresa, que es casi la única que ofrece alimentación a cerca de 40 000 privados de la libertad, todo un gran negociado, pues tres comidas diarias a más de 40 000 detenidos es un negocio redondo.

   %

Se hace importante que se realice un seguimiento a este concurso para adjudicar el contrato de proveer de alimentación a las cárceles del Ecuador. Debe ser un concurso muy delicado y por lo mismo debe realizarse a la luz del día, si es del caso con alguna veeduría ciudadana.

   %

Entonces queda claro por qué quienes entregan alimentación a los privados de la libertad no consumen ni un pan en Latacunga, mientas las  autoridades -hace varios meses- decían que iban a buscar alguna solución y lograr que algunos productores se asocien para ofrecer productos para la alimentación de los detenidos. Nada de nada. Este parece otro gran negociado. (O)