Comerciantes

La pandemia del coronavirus, los estados de excepción, el toque de queda y las más diversas medidas para restringir a las personas para que no sean parte de las  aglomeraciones y de las fiestas clandestinas, no han sido suficientes para controlar este grave mal.

   %

Cientos de miles de personas han perdido sus puestos de trabajo estable, han perdido su puesto de trabajo por contrato y otros han sido despedidos, pues sus patronos no han podido pagar las obligaciones; mientras que los comerciantes informales sufren muchas consecuencias.

   %

De la noche a la mañana cientos de miles de personas se vieron privadas de llevar el pan a sus hogares, textualmente, el pan a sus hogares; la pandemia superó toda expectativa que se presentó hace más de un año y que continuará por algún tiempo más.

   %

Para muchas personas, para las  autoridades y para quienes cumplen las tareas de seguridad y de evitar los contactos, los comerciantes informales se presentan como un problema, pues son los que atraen a las personas que quieren comprar, se forman los tumultos y las aglomeraciones.

   %

Estos hechos y acontecimientos son los que provocan los contagios y luego los contagiados van a la casa y contagian a sus familiares más cercanos y en muchos casos los contagiados no resisten y pierden la batalla, lo que provoca el dolor, la  angustia y la tristeza de sus familiares.

   %

Los comerciantes informales son seres humanos con necesidades, no tienen un trabajo formal asegurado, no encuentran trabajo y se vuelven informales con el objetivo de llevar algo a la casa, para su esposa, para los hijos y demás a fin de satisfacer las necesidades básicas.

   %

En otras ciudades, en otros países, no se considera a los vendedores informales, a los ambulantes, como un problema, ellos cuentan con espacios en los que se generan muchos recursos económicos, entonces hay que analizar el problema desde esa óptica.

   %

Expertos en este tema señalan que a los comerciantes informales, a los ambulantes no hay que considerarlos como un grave problema, hay que considerarlos como personas que cumplen con sus labores, con sus aspiraciones, en algunos casos generan empleo, aunque no tienen grandes capitales.

   %

Este segmento de la sociedad debe ser estructurado desde varios puntos de vista, desde varias aristas; hay que entender que generan recursos económicos, en ocasiones altos y en otras las recaudaciones, “las ganancias” son muy escasas y alcanzan para lo básico en la casa.

    %

A los informales hay que atenderlos, hay que abrir un diálogo y así ir sacando -poco a poco- conclusiones, hay que garantizarles, por ejemplo, espacios dignos, con todos los  servicios básicos, la presencia de consumidores y generar un ambiente de confianza.

   %

Los comerciantes informales mucho han sufrido, son perseguidos por los policías municipales, por los agentes, por la Policía y demás, son gente que está lista para salir corriendo con sus productos; deben merecer otro trato y buscar sus fortalezas para que aporten a la comunidad.

   %

No es una tarea fácil, para nada. Pero hay que hacerlo, hay que acercarse, perder el miedo a los informales, que son seres humanos que necesitan que los entiendan, que les extiendan la mano, no con dinero, sino con soluciones y se volverán personas valiosas que aportan al desarrollo. Será posible? (O)