Ofertas

El Baratillo de las Ofertas, fue una obra de teatro que en nuestra ciudad se presentó en varias ocasiones, llevada a las tablas por hombres y mujeres de esta tierra que hacían del teatro una forma de vida y demostración de sus capacidades.

   %

Ahora que vamos a iniciar una campaña electoral de lo más atípica, por la situación que estamos viviendo en esta emergencia sanitaria y por la cantidad de candidatos, debemos prepararnos para recibir las más extraordinarias manifestaciones de ofrecimientos y demagogia al más alto nivel.

   %

En la historia política de nuestro país y en la agitada vida electoral, no se encuentra un momento como el que estamos viviendo, con tanto candidato  o precandidato presidencial, nada más ni nada menos que19 aspirantes.

   %

Claro que más de un candidato se quedará en el camino, pues los dirigentes y seguidores no tuvieron problema en proponer a ciudadanos que tienen cuentas con la justicia y que deberían presentarse ante las  autoridades si tanto aman al Ecuador.

   %

Ustedes pueden darse cuenta de que en esta campaña -que culminará en las elecciones de febrero y de la segunda vuelta- las ofertas no van a faltar, todos hablan de combatir la corrupción, de abrir fuentes de trabajo, de mejorar la economía, pero no dicen cómo lo van a hacer.

   %

Ustedes se han de acordar que hace cuatro años -en la campaña anterior- los candidatos se peleaban por las ofertas: yo ofrezco el bono a 80 dólares; yo ofrezco a 100 dólares y sí por el estilo, un verdadero baratillo de la insinceridad.

   %

Ustedes se han de acordar que en la campaña electoral un candidato ofreció la creación de un millón de puestos de trabajo, mientras el otro candidato ofrecía 250 000 puestos de trabajo anualmente, que en  su período de cuatro años sumaban un millón; era un matemático puro; iqué deducción!

   %

En esta ocasión las cosas no cambiarán mayormente, no se asusten ni se  sorprendan cuando un candidato ofrezca -sin ningún problema- la maravillosa vacuna para eliminar inmediatamente el coronavirus y todos contentos, todos llenos de salud y  protegidos del contagio.

   %

No se sorprendan cuando un candidato nos ofrezca que importará -inmediatamente- millones y millones de vacunas para combatir el coronavirus y las entregará gratis al pueblo en grandes concentraciones en estadios y plazas, en las que se contagiarán para  poder hacer uso de la vacuna.

   %

Los que son y los que no son, están de candidatos, algunos muy conocidos, otros anónimos que quieren salir al estrellato de la política; de todos los candidatos, hay muy contados que verdaderamente tienen el perfil para dirigir este convulsionado país, lleno de riquezas y de gente pobre.

   %

Está  claro que en esta campaña encontramos chimbadores en un buen número, quienes se hacen candidatos sabiendo que no van a ganar las elecciones, pero que pueden quitar votos a determinado candidato para favorecer a un tercero, son maquiavélicos los que quieren servir al pueblo.

   %

Estas grandes manifestaciones recién empiezan, la campaña será de forma virtual en la mayoría de los casos, las grandes concentraciones quedarán para el recuerdo, quien no aparezca en las redes sociales que se prepare para la pérdida, aunque el pueblo se sienta hastiado de tanto ofrecimiento y tanta sonrisa de oreja a oreja.(O)