Lamentablemente los políticos y los candidatos, algunos se creen irremplazables, no le dicen a los latacungueños qué queremos para la ciudad en los próximos años, no para mañana, sino para un futuro abierto al horizonte del progreso y desarrollo.

No nos dicen sobre sus planes y proyectos que signifiquen el adelanto, que signifiquen mejorar la calidad de vida de sus habitantes y especialmente para despegar y no seguir estancados.

No nos dicen cómo van a realizar las obras que señalan y repiten como lección mal aprendida en el colegio; no nos dicen quienes serán sus inmediatos colaboradores en caso de recibir el voto favorable de los electores.

Los candidatos no nos dicen cómo superar los graves problemas que vive la ciudad, el tema de la movilidad y el transporte público y privado, cómo combatir la inseguridad que soportamos, cómo solucionar el problema de los informales.

No nos dicen qué vamos a hacer, ejecutar obras que permitan que los latacungueños podamos consumir agua potable, verdaderamente potable y no el agua ‘amarillenta’ que en varios sectores ahora se consume.

No hay o no conocemos el verdadero plan o proyecto de acciones, señalando los antecedentes, tomando en cuenta nuestra realidad y proyectando a la ciudad a un futuro seguro y con oportunidades.

Uno de los elementos que no debe descuidarse, además de asegurar los servicios básicos, es el asunto del turismo que en nuestro medio tiene gran futuro por todo lo que tenemos por ser bendecidos por el Supremo y por la naturaleza.

Si queremos una ciudad turística entonces trabajemos en ese tema, hagamos de nuestro Centro Histórico un lugar privilegiado, con las debidas comodidades, atractivo para que el turista se sienta seguro y admirando nuestra arquitectura.

Las iglesias deberían abrir sus puertas en determinados horarios, pues el turismo religioso es de suma importancia, como ejemplo señalemos -guardando las distancias- la basílica de la Virgen de Guadalupe en México; son millones de personas que lo visitan.

Nuestro Centro Histórico convertido en una joya, junto a las iglesias y la arquitectura propia de ese espacio, sería un lugar extraordinario para el turismo, sin descuidar la capacitación del recurso humano para recibir al visitante.

Bares, restaurantes, hoteles, hostales y demás deben contar con elementos de primer nivel para ofrecer una atención envidiable y así asegurar la llegada de más turismo; tampoco debemos descuidar otros espacios como la Gobernación, colegio Vicente León, La Catedral, los Molinos de Monserrat, las lagunas de Yambo y Quilotoa y mucho más.

Entonces, los latacungueños quieren saber qué es lo que van a realizar los ‘famosos’ candidatos a la alcaldía, dos que tres que se creen indispensables e insustituibles, qué van a hacer por Latacunga de aquí a 20 o 25 años. Aspiramos que alguien responda.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + 11 =