Como sabe la mayoría de la ciudadanía, quienes llegan al Gobierno Autónomo Descentralizado de Latacunga -al igual que los otros organismos seccionales- en calidad de concejales, deben cumplir básicamente dos funciones.

Esas funciones, de acuerdo a las normas establecidas, tienen que ver con fiscalizar y legislar. Funciones a las que deben dedicar su tiempo, además de algunas otras acciones en concreto respecto de una administración limpia, ágil y honrada.

La tarea legislativa, según algunos amigos contertulios, se ha cumplido de alguna manera; hay resoluciones, hay acuerdos, hay ordenanzas que se han aprobado con el fin de lograr una mejor administración de la ciudad.

Esas normas han sido analizadas, discutidas y aprobadas por los concejales en general; en algunas ocasiones se ha invitado a los sectores involucrados; cabe mencionar que esas normas fueron redactadas con algunas faltas y fallas.

Una vez aprobadas han recibido algunas críticas de varios sectores de la colectividad que han reclamado por no haber sido sociabilizadas oportunamente para aportar en debida forma a mejorar las disposiciones de esas ordenanzas.

Se ha manifestado además, que algunas de las normas aprobadas por el Concejo no tienen el sustento legal; no tienen la justificación necesaria y consecuentemente su aplicación en algunos casos se vuelve compleja.

Es importante que las normas, para una positiva administración, sean actualizadas, sean retomadas para ponerlas en valor por los cambios que se producen en la comunidad y por los adelantos técnicos y científicos.

No hay que desconocer que siendo la sociedad cambiante hay que estar a ese ritmo y a ese nivel; consecuentemente los avances técnicos y tecnológicos ayudan a una mejor administración, sin descuidar otros aspectos.

No hay que descuidar las tradiciones, las costumbres, los mitos, las leyendas y la gastronomía cuando se trata de actualizar algunas disposiciones y normas legales; esa es la razón para convivir en una sociedad cambiante.

Mientras que en el campo de la fiscalización, no se conoce mayor cosa. No ha trascendido, seguramente ha habido falta de información sobre lo que han hecho los concejales en general para fiscalizar a la actual administración.

No se conoce un pronunciamiento de un grupo de concejales o individualmente sobre investigaciones que deberían cumplirse ante algunos hechos o circunstancias. Si no hay nada que investigar se entiende que la administración ha sido limpia y cumplidora de las normas establecidas, lo que a todos nos puede satisfacer.

Sin embargo, no han faltado las críticas al Alcalde y su administración sobre algunos aspectos, se ha dicho que no hay una planificación, que no se cumplen resoluciones, que se compraron equipos sin saber siquiera donde iba la dependencia respectiva. Falta fiscalización, dicen algunos contertulios.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + 2 =