En los últimos años la reacción del ser humano ante los animales ha sido de ayuda y protección, de defensa a sus derechos y de buscarles abrigo, tratando de lograr que no deambulen por la calle.


Esta acción se desarrolla, especialmente en los sectores urbanos de las ciudades con los perros callejeros que necesitan de un cuidado, de un ambiente sano que les permita una vida digna en su propio mundo.


En algunos casos se habla de exageraciones, se habla de que ahora se trata mejor a un animal que a un ser humano, que tiene graves problemas para su supervivencia y que no encuentra seguridad en la sociedad que le tocó vivir.


Ahora las mascotas son animales especiales que tienen casi todo, no solamente un techo, abrigo, alimentación, cariño, sino que tienen mucho más comodidad y en muchos casos algunos gustitos y otros lujos.


Esa es la realidad, quienes son parte de instituciones y colectivos que protegen a los animales, logran cada vez más que las leyes defiendan a los animales en la casa, en la calle y en todos los sitios.


Cierto es que la fauna en la actualidad se encuentra en peligro por la misma acción del hombre y por las catástrofes naturales y en ocasiones provocadas por el hombre, todo afecta a la fauna en el mundo entero.


Ante esta realidad se hacen esfuerzos para evitar males mayores, sin considerar que de acuerdo a investigaciones de organismos regionales y mundiales, muchas especies de animales han desaparecido de la faz de la Tierra.


Ante esta realidad en el mundo se han instalado reservas naturales, zoológicos y parques naturales para proteger la fauna mundial. Desde 1822 se determinó una Ley de defensa, no obstante, se continúa con los malos tratos.


En 1835, la Sociedad para la Supervisión de la crueldad de los animales alcanzó la protección legal; sin embargo la realidad nos demuestra que existen acciones que han afectado a muchas especies en la mayoría de países.


Los desajustes y agravios, muertes y desolación que sufren los animales, han movido a organismos mundiales a protegerlos porque tienen derecho a la vida, porque son parte de nosotros, son un equilibrio en la naturaleza y nos encantan.


El filosofo Jeremías Bentham expresaba que “la conciencia de los pueblos más civilizados les dicen que traten a los animales con bondad, que tengan presente su felicidad, lo mismo que la de aquellas personas que viven en torno suyo”.


Bajo varios criterios, antecedentes y realidades, se creó el Día Mundial de la Protección de los Animales, para celebrarse el 4 de octubre de cada año; es obligación de los seres humanos cuidar a los animales que tanto nos han dado, que son el equilibrio de la naturaleza y además nos ofrecen sinfonías y belleza.(O)