Nuestro

En el marco de este  panorama desolador que está viviendo el Ecuador, provocado por la grave crisis económica, por la pandemia del coronavirus y la emergencia sanitaria, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social -en los últimos días- es noticia de actualidad.

   %

Este panorama nos lleva a pensar que no tenemos las personas precisas para buscar y encontrar soluciones a los graves problemas, que los técnicos, los expertos, los economistas y demás o están con el coronavirus o se han ido del país, porque en esta tierra no aparecen.

   %

Hay que demostrar a los ecuatorianos que la justicia en este país está funcionando independientemente de grandes mafias, de grandes carteles y que los intereses de los ecuatorianos están siendo defendidos.

  %

Y eso se logra sancionando a los delincuentes que desde hace más de 13 años se han llevado miles de millones  de dólares, para lograr recuperar ese dinero que serviría para salvarnos de la quiebra, eso es lo que quiere ver el ecuatoriano que cada día lucha por el sustento.

   %

En medio de este marco de corrupción, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, organismo de solidaridad que se encuentra iniciando el camino de una grave crisis por desfinanciamiento y por haber sido saqueado por los últimos gobiernos de turno,  vive momentos especiales.

   %

Millones de servidores públicos afiliados al IESS puntualmente, cada mes, pagan sus aportes para tener derecho a una atención médica, a las prestaciones y a una jubilación digna y ahora nos ratifican que este organismo se  encuentra a punto de quebrar.

   %

Entonces, un trabajador que durante toda su vida ha aportado puntualmente cada mes y mañana no tendrá una pensión, es motivo de reacciones de todo tipo, sin descartar movilizaciones y reclamos a viva voz en las calles y plazas del país.

   %

Los últimos regímenes han considerado que el IESS es la caja chica para salvar de las necesidades económicas a los gobiernos y entre ellos, el peor fue el anterior régimen,  el de la “robolución” ciudadana que tanto daño le ha hecho a la mayoría de ecuatorianos.

   %

El anterior presidente -que ahora se encuentra prófugo en Bélgica, ustedes se acordarán- caprichosamente dijo que el IESS no necesita más recursos, pues tiene superávit y con una maniobra legal dejó de entregar el 40% de los recursos para las pensiones de los jubilados y ahora están llegando las consecuencias de un desfinanciamiento.

   %

Este hecho ha provocado un grave desfinanciamiento de las pensiones jubilares y otras beneficios para los afiliados, pues se han malversado otros fondos y  en algunos casos se destinaron recursos de otras áreas concretas, afectando a los afiliados, los dueños del IESS según dicen los dirigentes.

  %

En definitiva queda claro que la crisis del IESS -para nada- es culpa de los afiliados que seguimos pagando mensualmente nuestros aportes, es culpa de los administradores de esa institución y de los gobiernos, especialmente de quienes han saqueado sus fondos.

   %

Y ahora graciosamente se está “considerando seriamente” que a los afiliados se les incremente el valor de los aportes para financiar los décimos de los jubilados y otros rubros. Otros se llevan la plata por millones y los giles de los afiliados a pagar los platos rotos.(O)