Desde el año anterior se viene hablando de la realización de algunos trabajos en construcciones que son patrimoniales en nuestra ciudad y para el efecto se han venido cumpliendo algunas gestiones en diversos organismos.

Mientras tanto los entendidos señalan que cuando se trata de ciudades y construcciones patrimoniales, la reglamentación es especial y obedece a disposiciones de carácter internacional, las que son de obligatorio cumplimiento.

Sea lo uno o lo otro, lo que se debe entender es que no es lo mismo realizar alguna reparación, mantenimiento o restauración de una construcción general que de una obra que tiene características patrimoniales.

Son asuntos que merecen otro tratamiento y para eso está la Comisión del Centro Histórico y el Instituto de Patrimonio Cultural; son organismos que tienen la responsabilidad cuando se trata de asuntos patrimoniales.

Además, no hay que perder de vista que nuestra ciudad -hace varias décadas- fue designada Patrimonio Cultural del Estado, especialmente en lo que respecta al Centro Histórico y su zona de influencia.

La situación de la normativa del Centro Histórico, del Instituto de Patrimonio Cultural, de ciudades patrimoniales y otras, debe ser considerada en el marco de sus deberes y obligaciones.

Deben ser consideradas -además- en el marco de la realidad; en nuestro caso lo que hay que mantener debidamente es el Centro Histórico y su entorno patrimonial a fin de evitar cualquier tipo de abuso.

Hay que analizar debidamente estos espacios patrimoniales y su normativa y remitirse a otras leyes que están precisamente para poner en valor y respetar el patrimonio histórico y arquitectónico de determinado espacio.

No se puede señalar de forma general que las casas que pasen de 60 o 70 años deben ser patrimoniales o inventariadas. Es el hecho de otras características, hay que conocer en qué tiempo se edificó, quién vivió en ese lugar y qué hecho importante ocurrió en esa construcción.

Hay casas que pueden tener más de 70 años, pero no pueden ser inventariadas y formar parte del patrimonio cultural arquitectónico si no tienen características especiales durante la existencia de determinada construcción.

Así es, según algunos conocedores, como se debería actuar. No es la cantidad de viviendas, es la calidad de las construcciones y lo que es más a quienes perteneció y si fue el lugar donde sucedieron hechos trascendentes.

Por lo tanto, los recursos que se han asignado a varias construcciones patrimoniales deben tener el tratamiento que se merecen, de acuerdo a nuestra realidad, a la normativa y no se pueden imponer caprichos o dictámenes desde otras partes, desde otras instancias, por más respetables que sean.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =