Según informaciones proporcionadas a través de los diversos medios de comunicación se conoció que en nuestra ciudad se reunieron los representantes de 14 municipalidades con el fin de tratar un tema de suma importancia.

La reunión, realizada la semana pasada, fue convocada para tratar sobe el tema del trabajo infantil, situación que es preocupación de amplios sectores desde hace algunos años y sin embargo los problemas persisten.

Lo ideal, para cualquier sociedad, es que los niños se encuentren educándose en la escuela y en el colegio, se encuentren en un entorno familiar adecuado y que dediquen su tiempo libre a los diversos juegos, lo que formará su carácter positivo.

En todos los gobiernos, entendemos, se hacen esfuerzos para lograr que los niños no trabajen, que los niños disfruten de sus actividades propias, que son entre otras la de relacionarse a través de los juegos, la lectura y la educación.

Sin embargo, lamentablemente, no existe un plan, un proyecto a largo plazo para evitar que los niños antes que estar en las aulas se encuentren en la calle buscando llevar un pan a sus hogares.

No hay que descuidar, en esos planes o proyectos, que hay padres de familia que obligan a sus hijos a trabajar, a que busquen recursos para ellos y para satisfacer sus “vicios”, esta es una lacerante realidad.

Mientras tanto se necesita que el Estado, en general garantice a sus ciudadanos de todos los estratos un trabajo seguro que les permita llevar el sustento a sus hogares y busquen mejores días para sus hijos.

Entonces, no es el hecho de hablar de eliminar el trabajo infantil, es el hecho de garantizar a la mayoría de ecuatorianos un trabajo digno que les permita alcanzar los recursos para vivir modestamente.

Y para ello se deben buscar y concretar alianzas entre el sector público y el sector privado; buscar además los recursos necesarios para ejecutar obra pública la que abre puestos de trabajo en diversas áreas, la obra pública dinamiza la economía.

Es importante que lo público y lo privado se relacionen cuando se trata de ofrecer plazas de trabajo para la población a través de mano de obra calificada y no calificada y así mejorar las condiciones económicas y sociales.

Por lo tanto podemos asegurar que no solamente se necesitan las importantes reuniones como la realizada la semana pasada, se necesita que coincidan una serie de eventos y acciones concretas para abrir nuevas plazas de trabajo.

En esta realidad todos estamos comprometidos, más aún cuando desde hace un tiempo a esta parte nuestro país recibe a miles y miles de hermanos de otros países que buscan en el Ecuador su tabla de salvación. No es fácil eliminar el trabajo infantil, pero todo lo que se haga es bienvenido.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − cinco =