En el país y en el marco del desarrollo de las actividades y de los administradores de la nación, hay temas que deben ser analizados profunda y seriamente para tener una clara idea de lo que se está tratando.


Esos temas, una vez aprobados por las instancias legales, pueden cambiar la vida de las personas, pueden cambiar a una sociedad y a una nación, entonces merecen ser atendidos con mucho criterio, con profundidad, escuchando a todas las partes.


Hace varios días -ustedes recordarán- se aprobaron algunas reformas al Código Orgánico Integral Penal del Ecuador, reformas que según varios analistas, no fueron sociabilizadas convenientemente.


Esta situación acarrea una serie de problemas e inconvenientes, se señala -por ejemplo- que el tema no fue debatido por quienes tienen que ver con estos asuntos, no fue debatido por profesionales, por gente con conocimiento.


Tampoco fue debatido por la población en general a través de sus dirigentes, a través de quienes dirigen la comunidad, en el barrio, la organización social y otras instancias que pueden aportar.


En el tema del aborto la situación es profundamente delicada, no se puede llegar a determinados sectores con tres o cuatro días de anticipación y a votar se ha dicho, así no se pueden lograr normas claras y que beneficien a la colectividad.


Es un tema en verdad muy delicado, no se puede tratarlo superficialmente; no se puede dejar hacer, dejar pasar, hay que entender que de por medio están seres humanos, están madres de familia, niños, hogares.


No se puede tratar a vuelo de pájaro una violación que produce embarazo a niñas que aún no se han desarrollado físicamente, peor de forma intelectual, entonces pongámonos a realizar un análisis detenido, serio.


Ustedes pónganse a pesar lo que sucederá en un hogar lleno de amor, de felicidad con la presencia de padres e hijos, todos felices, superando en conjunto los inconvenientes que siempre existen, pero con respeto y abnegación.


Y de la noche a la mañana una de las hijas es violentada por un salvaje, por un ser humano indeseable, por un violador y queda embarazada; la criatura tiene problemas para su gestación normal; una verdadera tragedia.


Señoras y señores, esto sucede a diario en nuestro país, para nada es una ficción o una exageración; es una realidad; entonces, estos temas no pudieron haber sido tratados superficialmente, sin una verdadera sociabilización.


Se debió escuchar el criterio de profesionales en el tema, de las víctimas, de los padres, de los miembros del hogar, de parientes y miembros de la comunidad; entonces las cosas habrían cambiado y quienes debían votar habrían tenido el conocimiento cabal para hacerlo.(O)